Claudia Iveth Robles

Es necesario atender primero a los padres de familia, para que éstos puedan atender de la mejor manera a sus hijos, ya que actualmente se observa que se ha legado la formación de los menores a otras instancias.

Esto advirtió el padre Alexander Jefferson, de la Diócesis de Casas Grandes, quien impartirá el tema central de la Asamblea Familiar de alabanza, oración y reflexión, que organiza el Movimiento Congreso de Matrimonios de la diócesis.

El evento se realizará el próximo viernes 22 de junio a las siete y media de la tarde en El Punto, lugar donde el Papa Francisco celebró la misa multitudinaria en su visita a Ciudad Juárez.

Vía telefónica, el sacerdote explicó que su reflexión se titular “Familia, comunidad de vida y amor” y gira en torno a las enseñanzas de la encíclica del papa Francisco “Amoris Laetitia”.

“Es necesario que Dios intervenga para ayudarnos a abrirnos a la docilidad. Compartiré herramientas básicas para entender estas enseñazas”, expresó el padre Jefferson.

El sacerdote, licenciado en Derecho canónico, y quien se ha especializado en la atención a matrimonios y familias, explicó que hay mucha necesidad de abordar y reflexionar sobre esta encíclica del Santo Padre, iluminada por la Palabra de Dios, debido a la problemática que enfrentan en la realidad los matrimonios.

 

Qué es la familia

En su reflexión a las parejas de Ciudad Juárez, el padre Jefferson abordará algunos puntos, comenzando por “la familia”, que ayudará a conocer qué es la familia, de dónde viene el término, ya que hoy se confunde su concepción y se le considera sólo como una comunidad de personas que viven en una sola casa.

Pero aclaró que familia no es sólo eso, sino que implica elementos en lo afectivo, lo humano y lo espiritual.

“Ahora hay que atender a los padres para que puedan atender a los hijos, de eso nos estamos olvidando y ahora los hijos rebasan a los padres”, explicó.

 

Comunidad de vida

El padre Jefferson, de origen ecuatoriano, pero que sirve en la Diócesis de Casas Grandes desde hace algunos años,  también reflexionará sobre el tema de la familia como una comunidad de vida y amor que da valor a la persona. Esto debido a que en la actualidad muchos jóvenes y niños, e incluso adultos, piensan que no tienen valor.

Por lo que en su tema buscará que los asistentes aprendan a descubirir su propia dignidad, pues para Dios es importante la vida de cada ser humano, como ser irrepetible.

Señaló que actualmente, aunque las parejas en su matrimonio se colocaron el lazo que signo del yugo suave de Dios, hoy caminan por separado, cada quien por su lado, y se lastiman “porque uno estira para un lado , y el otro para otro, inclusive cuando se trata de los hijos”, expresó.

El sacerdote recomendó asistir a esta asamblea, donde, dijo, Dios se hará presente para restaurar a los matrimonios y las familias.