Los hechos ocurrieron el pasado domingo 5 de noviembre alrededor de las 2 de la tarde…apenas hace dos semanas se había cambiado la misa de 1.30 pm para celebrarla más temprano…

 

 

Claudia Iveth Robles

El pasado domingo 05 de noviembre se derrumbó parte del templo Nuestra Señora de Guadalupe, en Guadalupe, Distrito Bravos. Las paredes y techo sobre el presbiterio cayeron sobre el piso, aparentemente a causa de fallas en la cimentación del edificio, que data del año de 1905.

Consternados, la comunidad y su párroco, el padre Eduardo Mendoza dieron gracias a Dios por que el incidente ocurrió en una hora en que el templo estaba vacío, y no hubo pérdidas humanas e hizo un llamado a solidarizarse con la comunidad, que debe reconstruir el templo para seguir celebrando su fe.

El obispo don J. Guadalupe Torres Campos, quien se encuentra fuera de la ciudad, ya fue notificado del hecho y envió un saludo solidario a la comunidad.

Los hechos

El padre Eduardo, quien apenas hace dos meses tomo posesión como párroco de Nuestra Señora de Guadalupe, explicó que los hechos ocurrieron el pasado domingo 5 de noviembre, alrededor de las 2 de la tarde.

Consternado, pero aliviado, platicó que apenas hacía dos semanas había decidido suspender la misa de 1.30 de la tarde, debido a que la población generalmente acostumbra asistir a misa más temprano. Por ello, desde hace dos semanas, la misa se celebra a las 8 de la mañana.

De no haber ocurrido este cambio, el derrumbe hubiera sido una tragedia, expresó.

El padre Eduardo explicó que se derrumbó la pared izquierda del edificio, lo que a su vez causó la destrucción de la parte del retablo, de tal manera que el Crucifijo principal quedó sepultado, así como la sede, el altar y la credencia.

“Afortunadamente el templo estaba vacío, no estaba ni la sacristán, ni feligreses, ni monaguillos, nadie”, dijo el sacerdote.

Interviene INAH

Explicó que ya se realizó un peritaje y personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia ya acudió a realizar una primera evaluación. Se coincidió en señalar que el derrumbe quizá ocurrió por una falla de cimentación, por que el terreno es muy húmedo y las paredes, como son de adobe, absorben el agua y así se empieza a debilitar la estructura.

Señaló que ya se habían percatado de la presencia de una grieta en la pared del retablo y estaban por iniciar trabajos de reparación, pero sucedió el derrumbe.

De acuerdo al sacerdote, luego de la evaluación del INAH sobre los daños en la estructura, se enviará información para gestionar el pago de un seguro, y ya les avisarían qué es lo que cubre.

“Según el INAH  el seguro cubre la totalidad del daño estructural de la pared , pero no la reparación de otras áreas del edificio, como la cimentación y asegurar el área para que no vuelva a suceder un hecho como este”, dijo el sacerdote.

El padre Eduardo dijo que gestionará con otras instancias de gobierno, como el Estatal y municipal, apoyo para poder cubrir los gastos necesarios para la reparación de este templo que es un tesoro histórico para la Iglesia de Ciudad Juárez y para la ciudad en general.

Por lo pronto, el párroco informó que está en proceso de abrir una cuenta bancaria para recibir ayuda monetaria que les permita solventar totalmente la reconstrucción.

Mientras tanto, las celebraciones y servicios de la parroquia se realizan actualmente en el Centro de Evangelización, que se ubica a un costado de la parroquia.

frase…

Doy  gracias a Dios porque no hubo pérdidas más que materiales… los invito a solidarizarse para poder reconstruir nuestro templo…

Pbro. Eduardo Mendoza, párroco de Nuestra Señora de Guadalupe