Explicaciones del sacerdote encargado de la Liturgia en la diócesis local, para vivir con intensidad y rectamente la Semana Mayor.

 

Pbro. Lic. Marcelino Delfín Poso/ liturgista

La Semana Santa es de origen cristiano y es para contemplar con más detenimiento y gustar mejor de las gracias que recibimos a través dela Misterio Pascual de Cristo: Pasión, Muerte y resurrección.

Si bien hay muchos cristianos que no han madurado en su fe porque se van de vacaciones, de paseo, o simplemente se quedan en sus casas porque se han cansado del trabajo, de tantas cosas y, por eso, es un momento para “escaparse” para no hacer nada o cambiar de actividades más “relax”; no por ello la Semana Santa deja de celebrarse y nos recuerda que es una semana intensa para experiencia y vivir el camino de Cristo a Jerusalén para cumplir allí a término el plan de salvación trazado por el Padre.

A continuación te presentamos una breve síntesis de los contenidos de los días santos y te indicamos en dónde debes poner atención para aprovechar mejor las celebraciones litúrgicas de estos días.

 

Domingo de Ramos

Es el pórtico de entrada a los días santos, en la entrada que Jesús hace a Jerusalén para vivir ahí su Pasión que nos traerá la salvación. Llevar las palmas a la celebración y ser bendecidas es llevarlas a nuestras casas como signo de la victoria de Cristo y queremos que Él reine en nosotros y en todos los de nuestra familia y en el mundo entero.

 

Lunes, martes y miércoles santos

Contemplemos las actitudes y palabras de Cristo en las lecturas con la firme voluntad entregar la vida y las insidias que en Mal va poniendo en su camino y observemos cómo la trama de la traición de va preparando en un proceso por Judas, el Iscariote. Los cánticos del profeta Isaías, en la primera lectura de estos días, nos relatan la experiencia de sufrimiento del Siervo doliente que se ven realizados en Cristo.

 

Jueves Santo

Es el umbral de la entrada a la celebración del Misterio Pascual. Celebramos la Cena del Señor, es la Cena de Cristo, el anticipo de su camino a la Cruz. La centralidad de este día está en la Eucaristía en la que celebramos el memorial de la Pasión de Cristo. De la Eucaristía brotan dos grandes servicios que aquí hacemos memoria en la celebración: La Institución del Sacerdocio y el Mandato del Amor que se significa en el lavatorio de los pies.

 

 

 

 

Viernes Santo

Centrado en la Pasión de Cristo. Contemplamos desde las lecturas al Siervo doliente en la cual se cumplen las profecías. Cristo traspasado por nuestros crímenes y obediente al Padre camina como oveja llevada al matadero. Adoramos la santa Cruz y las oraciones universales tienen alcance por todo el género humano.

Sábado Santo:

La Iglesia ora junto al sepulcro, se mantiene en silencio esperando la resurrección de su Señor.

 

Vigilia Pascual

La Iglesia recorriendo a través de las lecturas proféticas el anuncio de la salvación irrumpe en alegría celebrando con gozo la Resurrección de su Señor. Ritos en esta celebración:

  1. Solemne inicio de la Vigilia o Lucernario.
  2. Liturgia de la Palabra.
  3. Liturgia Bautismal.
  4. Liturgia Eucarística.
  5. Rito conclusivo.

 

Nueve consejos prácticos

para vivir la Semana Santa

 

  1. Tener visión de conjunto

Todos los días santos tienen una unidad que encuentran su razón de ser y comprensión desde el Misterio Pascual de Cristo. Pasión, muerte y Resurrección. Todas las celebraciones se explican y encuentran su sentido desde el Misterio Pascual.

 

  1. Las lecturas

Las lecturas bíblicas de estos días dentro de la celebración son de anuncio, profecía y cumplimiento del proyecto del Padre que se cumplirán en Cristo. Todas nos hacen referencia a la Pasión que Cristo vivirá y los diferentes personajes que en ella participan y que acompañarán en el drama del camino hacia la Cruz de nuestro Señor Jesucristo y el valor redentor que tiene la obediencia de Cristo.

 

  1. Participación activa

Debe ser una participación gozosa, alegre y llena de esperanza. Cante, responda a las aclamaciones que están prescritas para cada celebración. Llegue temprano a las celebraciones.

 

  1. Oración

Es una semana de intensa oración en familia, en la comunidad y de manera personal.

 

  1. Apague su celular

No se distraiga de lo importante de estos días santos. No sólo los días santos sino siempre que participe en una celebración.

 

  1. Rece Laudes en comunidad

En algunas parroquias estos días santos acostumbran a rezar la oración de la mañana conocida Laudes, que contiene salmos, lecturas peticiones y otros elementos para comprender mejor el Misterio Pascual que celebramos estos días. Recomendable hacer el oficio de le lectura de Jueves Santo a Domingo de resurrección.

 

  1. Ayuno y silencio

El ayuno, recomendable estos días y obligatorio el Viernes Santo, es para llenarnos de Dios y compartiendo con los más necesitados aquellos alimentos que o ingerimos y renunciamos por amor a Cristo y al hermano. El silencio estos días es para meditar profundamente el Misterio de Cristo y renunciar a la televisión, a la radio, a la música profana además de nos gritarnos estos días en familia y en ningún lugar.

 

  1. Sacramento de la reconciliación

Para participar con una mayor riqueza espiritual dentro de estos días santos, acercarse al Sacramento de la Reconciliación y hacer una buena confesión completa y haciendo el propósito de mantener la gracia que recibamos en este Sacramento durante toda la Pascua.

 

  1. Gustad y ved

El Salmo 33 dice: “Gustad y Ved que bueno es el Señor, dichoso el que se acerca a Él”. Acércate a las celebraciones y deja que las bendiciones de Dios llenen tu vida, tu corazón y a tu familia. Disfruta de éstas y no vayas de prisa y estés desesperado porque se termine la celebración.