Ser ama de casa es algo que no cambiaría por nada

  • Nydia decidió dejar a un lado su carrera como administradora de empresas y dedicarse a administrar familia y vida. No se arrepiente. Aquí nos dice por qué.

 

Diana Laura Mtz. Adriano

 

Nydia Nava es una madre de familia que descubrió la importancia del trabajo como ama de casa, a pesar que con el tiempo esta labor se ha ido demeritando y cada vez se le resta más importancia en la sociedad.

En entrevista con Presencia, Nydia compartió los retos que tuvo que vivir al decidir quedarse en casa, pues teniendo una licenciatura en Administración de Empresas, la mitad de su familia le decía que echaría toda su carrera “a la basura”.

“De parte de mis hermanas la mitad me decían que, si tenía la posibilidad de cuidar a mi familia personalmente, adelante, pero otras me decían que no, porque no sabía si después me iba a separar y que no valió el esfuerzo durante toda la carrera”, mencionó.

 

Decisión conjunta

A pesar de todo esto, ella junto con su esposo tomaron la decisión de que ella estaría en el hogar, mientras él se encargaría de llevar el ingreso monetario, ser el sosten de la familia.

“A los que dicen que ser ama de casa no es un trabajo, ojalá se estuvieran un día en casa, no tenemos remuneración económica, pero si es mucho trabajo lavar trastes, tener limpia la casa, ordenada, comidas, si eso no es trabajo, yo no sé qué será”, dijo.

 

Valorar el trabajo

Nydia expresó que esta labor siempre será un trabajo en equipo, sin embargo, a pesar de que en ocasiones han tenido problemas por que alguno no cumple, siempre los han conllevado gracias a la ayuda de Dios.

“Nosotros tuvimos la oportunidad de entrar a un movimiento católico en el Encuentro Matrimonial, en el cual aprendimos que somos una unidad, a partir de ahí hemos aprendido a valorar el trabajo del otro. Ahora yo entiendo que si yo tengo un logro es de alguna forma por mi esposa, por el apoyo que yo tengo, por sus atenciones y en nuestra familia”, mencionó Arturo Díaz, esposo de Nydia.

“Espero que todas las mujeres que son amas de casa lo vean de esta manera, como la donación de amor a su familia y no como una obligación, verlo como una entrega amorosa, porque no nos tenemos que olvidar que si Dios nos puso al frente de nuestra casa es por la confianza y esperanza que nos tiene”, agregó Nydia.

 

Comunicación

La entrevistada resaltó que, de igual manera, ha descubierto que ser ama de casa no sólo es un orgullo, sino un privilegio del cual afortunadamente puede gozar. Y recordó que no se tiene que dejar de lado la comunicación familiar.

“No tengamos miedo de comunicarnos con nuestro esposo y nuestros hijos, si las mujeres creen que necesitan apoyo o reconocimiento, ¡que se lo externen a su familia!… Algo que también hemos tenido claro es que siempre todos debemos de apoyar en el aseo del hogar”, destacó.

Como mensaje a todas las mujeres ya sean ejecutivas o amas de casa, Nydia resaltó que lo importante es estar feliz con lo que tienen. Disfrutar su profesión, recordando que todas las mujeres son capaces, fuertes y suficientemente independientes como para tomar sus propias decisiones.

“Por ahí escuche a un sacerdote decir que no eran sacrificios, sino que todas las personas deben renunciar a unas cosas para poder hacer otras. Puede ser una renuncia a un éxito profesional o a más dinero, pero veo esta otra parte donde mis hijos están felices y son escuchados, acompañados. No cambiaría eso por nada”, finalizó.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: