El padre Carlos Vera, Misionero del Espíritu Santo, habla de las virtudes de la madre mexicana recién beatificada y cómo puede inspirarnos a vivir la santidad desde su espiritualidad y escritos que, asegura, la llevarán a ser Doctora de la Iglesia. 

 

Blanca Alicia Martínez 

Con el favor de Dios, Conchita Cabrera de Armida va a ser una de las grandes doctoras de la Iglesia, puesto que tiene mucha luz para adivinar el camino de la Iglesia.  

Así lo piensan misioneros del Espíritu Santo, congregación co-fundada por esta madre de familia mexicana que fue beatificada el pasado sábado 4 de mayo en la Ciudad de México  

luego de que el Papa Francisco aprobó el milagro que la elevó a los altares. 

Previo a la beatificación, realizada en la Basílica de Guadalupe, Periodico Presencia habló vía telefónica con el padre Carlos Francisco Vera Soto, religioso Misionero del Espíritu Santo radicado en Aguascalientes y quien se encargó de llevar el proceso del milagro por el cual el Papa Francisco aprobó beatificar a Conchita Cabrera.  

Aquí la charla: 

 

  1. ¿Quérepresenta para ustedesmisioneros del  Espíritu Santo, la beatificación de Conchita? 

Desde luego que al ser un reconocimiento oficial que hace la Santa Sede sobre la vida y  las virtudes de Concepción Cabrera de Armida y estar avalada por un milagro, representa para nosotros la certeza de que la obra, ya nosotros creíamos esto, pero que es la certeza de que la vida, la obra y el mensaje de Conchita, es una forma en donde Dios nos manifiesta su voluntad, específicamente en la espiritualidad y en la misión, entonces es una confirmación de nuestra espiritualidad misión pues vamos a decir que a nivel de la Iglesia que es un paso importantísimo. Significa una gran alegría, una gran gratitud, y reconocemos que, a través de esto, Dios ha  manifestado su voluntad en el quehacer y en el compromiso de una madre de familia, una cosa para nosotros extraordinaria. 

 

¿Qué es lo más importante que Conchita nos enseña como cristianos en general, por un lado, y a las mujeres, en lo particular? 

Creo que en general Conchita enseña a todos los bautizados a responder fielmente  al compromiso bautismal. Nosotros estamos sellados por el sello de Jesucristo con este triple valor de sacerdotes, profetas y reyes, y ella nos enseña cómo se puede, desde nuestro estado de vida, responderle fielmente como respondió ella con toda fidelidad , con toda generosidad. Luego, yo creo que también enseña a las mujeres algo que ellas saben hacer muy bien: confirma cómo la mujer sabe combinar muy bien muchas actividades , la actividad familiar, la actividad social, la actividad apostólica. En ese sentido Conchita es como un espejo en donde una mujer se puede mirar para ver cómo se puede compaginar la santidad  en el estado de vida de una madre de familia, de una mujer que tiene un compromiso con la Iglesia, de alguien que ama a un esposo. El sentido de la palabra que nos acerca Conchita, es que es una respuesta al tiempo de hoy. 

 

¿Cómo pudo Conchita compaginar tres vidas diferentes?  

Desde luego es compaginar la vida de una madre de familia con la vida de Dios, nuestra interioridad -ella misma habla de eso y luego las tareas apostólicas. Muchas veces los cristianos nos reducimos a la misa dominical, en cambio Conchita nos enseña cómo se puede hacer  pues desde su ser de madre de familia, muchas tareas apostólicas. Ella nos habla que fundó, escribió obras, socorrió a los pobres, acogió sacerdotes en la persecución  en su casa, estuvo atenta a las necesidades de muchas cosas de la Iglesia, entonces nos enseña cómo combinar todo esto sin perderlo. 

 

¿De qué manera cree que la beatificación de esta madre de familia puede inspirar a las madres mexicanas a vivir la santidad como nos llama el Papa Francisco? 

Creo que lo primero es que le tenemos que dar muchas gracias a Dios de que es la primera madre de familia latinoamericana que llega a ser beata y yo creo que refleja no solamente a la mujer mexicana, sino también a la mujer de todos los tiempos, porque estamos como acostumbrados a que la santidad era de las monjitas o de los sacerdotes, o sea que se tenía que separar uno de la vida familiar para acceder a estos  niveles de santidad, entonces ella inspira a decir: mira, cualquier actividad tú la puedes hacer perfectamente hecha y ser una ofrenda para Dios y agradarle a Dios y que tenga repercusión en la Iglesia, en ese sentido sí inspira a proseguir.  Yo digo que la Iglesia tiene un campo femenino aún inmenso, y ella es como una inspiración para todo este mundo de las mujeres. 

 

Dice Raniero Cantalamessa que los escritos de Conchita son de altísima teología, de tal forma que puede ser en un futuro considerada Doctora de la iglesia ¿Ustedes lo creen así? 

Nosotros hemos pensado que sí. Quien se ha acercado un poquito o mucho a los escritos de Conchita no deja de maravillarse cómo la fuerza del Espíritu Santo se puede decir que permea en todos esos escritos, llenos de unción, llenos de doctrina, llenos de sabiduría. Y sí lo pensamos, que están escritos por una mujer que no terminó ni el segundo año de primariano hay más que pensar que fue obra de Dios. Desde luego que aborda muchos temas, temas espirituales, temas pastorales, temas de Iglesia, entonces pienso que a nosotros nos toca la tarea de difundirlo y con el favor de Dios va a ser una de las grandes doctoras de la Iglesia, puesto que tiene mucha luz para adivinar el camino de la Iglesia. Claro que , nosotros pensamos que el padre Ramiro Cantalamessa  tiene una visión profética de lo que va a ser Conchita. 

 

¿Qué se le viene a la mente de los escritos de Conchita que sea un llamado para los tiempos que vivimos hoy? 

Creo que la espiritualidad de la cruz es siempre actuar puesto que tiene como núcleo central el evangelio, tiene como núcleo central el sacerdote de Jesús, siempre actual. Y sus escritos, en muchos sentidos, la gente tiene que saber que se tiene que contextualizar como los escritos de la Biblia se contextualizanPero son contractuales, porque hablan sobre todo de la salvación del hombre. Creo que todos estamos necesitados de la salvación y estos escritos vienen iluminando muchas formas. Es como decir, nos da pistas para saber cómo responder en tiempos difíciles y nosotros contextualizamos debidamente la vida de Conchita, a ella le tocó vivir tiempos difíciles de nuestra historia mexicana su respuesta fue siempre fiel  a la gracia, entonces es una luz para decir que esos escritos iluminan nuestro tiempo, claro que sí, con una gran espiritualidad, una gran claridad y con una belleza, porque esa luz proviene de Dios  

 

¿Hay algo más que usted quisiera agregar? 

Que de verdad con toda la Iglesia mexicana, primero, y la Iglesia latinoamericana también, damos gracias por este regalo. Porque Conchita de verdad es un verdadero regalo para la Iglesia. En este momento la beatificación tiene un alcance digamos más provincialmás en la zona en donde ella vivió, pero está destinada a iluminar todo el campo de la Iglesia , entonces le damos gracias a Dios que nos tocó vivir esta celebración, esta declaración del Papa que estamos muy agradecidos y que queremos compartir con toda la Iglesia. 

Compartir