Por el valioso trabajo que realiza en la diócesis local, el Centro de Enseñanza y Promoción del Método de Ovulación Billings recibe este 2018 el reconocimiento “Discípulos de Jesús”, que otorga Periódico Presencia.

 

Ana María Ibarra

Por su trabajo incansable a pesar de los retos y por más de 30 años apostándole a llevar la Buena Nueva de la salvación a través de un método de planificación familiar confiable, eficaz, sano y moral, Periódico Presencia otorga el reconocimiento como Discípulo de Jesús 2018 al Centro Diocesano de Enseñanza y Promoción del Método de Ovulación Billings.

El equipo promueve la enseñanza contenida en la encíclica Humanae Vitae del Papa Pablo VI, sobre la planificación familiar y la vida.

 

Historia

En 1980 por motivación del padre Jesús Efrén Hernández, el doctor Fernando Magallanes Gaytán se interesó por conocer el Método de Ovulación Billings.

“El padre Efrén ya tenía conocimiento del método, por eso me pidió que, como médico católico, lo conociera para promoverlo y formar instructores en la diócesis”, recordó el doctor Magallanes.

Explicó que acudió al Obispado de El Paso, Texas, donde ya se llevaban a cabo cursos.

“Me dieron la información sobre qué es, cómo se enseña, cómo se aprende y cómo se sigue como usuario. Como médico no me fue difícil entenderlo. Es un método natural que tiene que ver con el ciclo menstrual y de ovulación de la mujer”, explicó el entrevistado.

Después de documentarse, el doctor y su entonces novia, Rosa Isela Caraveo se certificaron para poder impartir el método, que tuvo como punto de partida el Seminario de preparación al matrimonio, impartido en aquel entonces por el Movimiento Familiar Cristiano.

“La estructura del método exige que el instructor sea usuario del método. Lo aprendimos y nos certificamos para impartirlo, aunque no éramos usuarios porque no estábamos casados. En 1982, se organizó en Acapulco el segundo Congreso Internacional para las Familias de América, ahí conocí a los doctores Billings”, dijo el entrevistado.

Al regresar del congreso, el doctor Fernando y su novia Rosa Isela daban información general del método.

“Eran pláticas de motivación para la planificación familiar. El Método Billings es de pareja y el curso pre matrimonial era la gran ventaja, pero los del MFC nos pidieron que tomáramos el seminario, lo hicimos cuatro años antes de casarnos”, recordó el matrimonio.

Un camino de bendición

Domingo a domingo, el doctor Magallanes y Rosa Isela impartieron pláticas de motivación hasta finales de 1983.

“Para esas fechas las parejas se estaban interesando en conocer el método. Asesorados por MOB México empezamos iniciamos cursos para usuarios en el Cedec y al construirse el Cecade se dieron ahí”, relató.

Dado que la organización del MOB establece la necesidad de que las parejas usuarias sean capacitadas como instructores, se dio un curso de capacitación en Ciudad Juárez a cargo de la doctora Aurora Guzmán Villarreal, en ese entonces presidenta nacional.

“Ahora la certificación se da de parte de Chihuahua capital. El primer equipo de instructores del Método de Ovulación Billings certificado se formó en 1992, después de trabajar 12 años solos”, explicó el médico. Agregó que el MFC inició los seminarios por decanatos, por lo que se tuvo que llevar el método también.

“Se empezaron a formar centros de instrucción en decanatos. Mi esposa y yo nos empezamos a deslindar porque ya estábamos cansados. Dejamos que los que se iban capacitando lo hicieran, sólo dimos asesoría a los grupos ya formados”, compartió.

 

Apoyo de la Iglesia

Desde sus inicios, la Iglesia Católica apoyó moral y económicamente la difusión del método y en Juárez no fue la excepción.

“Quien me dio todo su apoyo moral y económico para capacitarme fue don Manuel Talamás Camandari. Pero el apoyo se redujo con los siguientes obispos”, lamentó el entrevistado.

Explicó que, desde aquel entonces hasta hoy, sigue siendo difícil que los sacerdotes apoyen y acepten el método.

“En su ministerio el sacerdote se adentra en lo espiritual, en lo vocacional, en lo social, en el matrimonio como problemática, pero no en la planificación”, lamentó.

Reconoció que siempre ha habido matrimonios interesados en impartir el método, pero el crecimiento de instructores fue más lento, aunque se da con mayor seguridad.

“Los instructores se están asesorando bien con el centro regional. Están batallando igual que nosotros. Este método debería de tener el apoyo de la diócesis”, afirmó.

Mensaje

El doctor Magallanes quiso por este medio motivar a los nuevos instructores para que sigan convencidos que el Método de Ovulación Billings es una herramienta bien probada y eficaz para planificar la familia.

“Estadísticamente hablando estamos en el 98% de efectividad comparado con otros métodos y sin ninguno de los efectos secundarios que provocan los anticonceptivos”.

Agregó que ser instructor es una gran responsabilidad que requiere actualizarse constantemente y estar en comunicación con el centro nacional o regional Billings.

“El compromiso es importante y uno lo adquiere por voluntad. A pesar de los sin sabores y a veces la falta de apoyo estén convencidos en la promoción de la fe a través del método Billings, y que este método ayuda a las parejas a la planificación familiar en forma natural, eficaz y moralmente aceptada”, motivó.

Y agregó: “Vale la pena trabajar en ello, sembrar la semilla en los usuarios convencidos que llevaron el método correctamente y que se quieran convertir en instructores para mantener latente la enseñanza y la promoción del MOB”.

 

Un nuevo equipo diocesano en el trabajo actual

A partir del 2008, bajo el acompañamiento del padre Benjamin Cadena, la enseñanza del Método de la Ovulación tomó fuerza, y se inició el proceso de certificación de instructores Billings. además de la formación del equipo promotor del método. Hasta la fecha, han sido formadas más de 120 parejas de usuarios.

Recientemente fue creado el Centro Diocesano de Enseñanza y Promoción del Método de Ovulación Billings, consagrado a la intercesión de San Pablo VI, Teniendo como sede el CECADE.

El centro fue incluido en la Pastoral diocesana de la vida bajo la dirección y acompañamiento del Padre Eduardo Hayen.

En el Centro Billings San Pablo VI, se ofrece cursos del Método de Ovulación y asesorías personalizadas para las parejas que lo requieran, ya sea para espaciar los embarazos o para quienes, por su baja fertilidad no han podido concebir un hijo y desean hacerlo.

El centro cuenta con instructores certificados que preparan a las parejas en tres áreas de formación: formación doctrinal, que permite entender mejor los valores de la sexualidad a la luz de las enseñanzas de la Iglesia; formación científica, que enseña todo el conocimiento resultado de investigaciones médicas del método; y formación de gráficas, que es propiamente la aplicación del conocimiento científico y el ejercicio de la administración de la fertilidad.

 

Algunas de las bendiciones del Método de Ovulación Billings:

* Es fácil de entender y llevar

* Es barato

* Ayuda a identificar enfermedades del aparato reproductor femenino

* Une a la pareja

* Es posible elegir el sexo del bebe con hasta un 90% de éxito

* Es heredable

* Es sano, ya que no es necesario ninguna sustancia para llevarlo.

 

No desfallezcan, sigan comprometidos para mantener viva la llama del MOB. Aquí se gestó la formación del centro regional Billings y estamos formando parte de la historia”.

Dr. Fernando Magallanes, fundador Método Billings