Centro Familiar para la Integración y Crecimiento presenta su informe anual 

 

Ana María Ibarra 

Con más de 2 mil personas beneficiadas por sus programas y 3 mil participantes en charlas y conferencias, el Centro Familiar para la Integración y Crecimiento (CFICcerró su año de labores 2018. 

El pasado 24 de mayo la directora del centro, Silvia Aguirre, dio a conocer a la comunidad su informe anualdonde además los asistentes escucharon la conferencia “Comunidad del Diálogo”, impartida por la doctora María del Rosario Collado. 

Aguirre dio la bienvenida a los asistentes para enseguida mostrar un poco de la historia de CFIC, que fue instituido el 10 de mayo de 2010. 

Expuso también la evolución de los logos que han identificado al centro que dirige. 

Mediante una proyección, la directora compartió con los asistentes las distintas áreas con las que cuenta CFIC para atender a la comunidad, dando una breve explicación de cada una de ellas. 

Estas áreas son tanatología, prevención del suicidio, educación para la paz, resiliencia, desarrollo humano, justicia restaurativa y psicoterapia.  

Con cada una se busca orientar y ayudar a las personas con los problemas y conflictos que se han ido desarrollando durante su vida, y que de alguna manera han dejado un daño que requiere ser sanado. 

En el informe señaló que se llevaron a cabo 2 mil 145 actividades entre talleres, diplomados, cursos, acompañamientos y psicoterapias. El CFIC tuvo 2 mil 244 beneficiados, es decir, asistentes a algunas de las actividades. 

Por otra parte, se informó que se contó con la participación de 3 mil 005 personas a las conferencias y charlas impartidas. 

Desarrollo humano  

En su conferencia, María del Rosario Collado analizó las actitudes humanas en el enfoque central de la persona para su desarrollo en la comunidad de diálogo. 

Para ello, compartió que todo ser humano debe disfrutar de las cosas buenas de la vida. Sin embargo, señaló que quienes han experimentado momentos difíciles y de sufrimiento se deben aceptar como medio para lograr un fin superior. 

“El desarrollo humano puede ser entendido de distintas formas. Desde la perspectiva académica, empresarial, psicológica, educativa, hasta la del hombre común”, dijo la conferencista. 

Agregó que el ser humano es único, libre e irrepetible, pero muchas veces le atacan cuestionamientos“¿Cómo le hago para vivir con intensidad los momentos normales de la vida? ¿Cuáles son algunas de mis posibilidades para desarrollar más mi capacidad?”. 

Ante esas interrogantes, Collado explicó que lo que busca el desarrollo humano, como materia, es facilitar en la persona y en grupos, la solución de problemas existenciales y espirituales, tomando en cuenta cuatro variables de comunicación y compromiso: consigo mismo, con los otros, con Dios y con la naturaleza. 

“El desarrollo humano nos va a facilitar el camino de saber quiénes somos y a dónde vamos, esto para vivir intensa y gozosamente la vida”.  

Agregó que, para que una persona crezca necesita tres actitudes: empatía, congruencia y aceptación positiva. 

“Estas tres condiciones nos permitirán crecer. Los cambios decisivos provienen de la propia persona”, afirmó. 

Para finalizar su participación, Collado guió una dinámica con la participación de los asistentes, quienes se llevaron un buen sabor de boca tanto por la acogida de los integrantes de CFIC, como por la ponencia y algunos bocadillos que les fueron ofrecidos. 

Compartir