Ana María Ibarra

Miles de mochilas fieron entregadas en las ultimas fases de la Campaña Mochilatón 2017, emprendida por la Pastoral del Trabajo de la Diócesis de Ciudad Juárez, en la cual involucró a empresarios, activistas sociales e incluso al gobierno municipal.

La Campaña concluyó oficialmente el pasado viernes primero de septiembre, en un evento con el DIF Nunicipal, en el que el gobierno entregó 3 mil mochilas a igual número de niños, luego de la invitación que le hizo la Pastoral del Trabajo.

“Estamos muy felices porque superamos la meta. Seguiremos trabajando para servir y apoyar a las familias en sus necesidades”, dijo el padre Aurelio Saldívar, asesor de la Pastoral.

Ya un fin de semana anterior se habían entregado en diversas comunidades cientos de mochilas con últiles escolares, en eventos en los que incluso participó el obispo don Guadalupe Torres Campos.

Niños felices

El pasado sábado 2 de septimebre, cuatrocientos niños más de la periferia de la ciudad fueron beneficiados con el proyecto Mochilatón, que se hizo presente en la capilla Santo Niño, de la parroquia Dios Padre, la cual fue sede para la entrega de mochilas a niños de escasos recursos.

El Ministerio de Caridad de la parroquia organizó la entrega de mochilas y útiles escolares en la capilla, hasta donde llegaron el padre Aurelio Saldívar, de la Pastoral del Trabajo, integrantes del club Rotario Internacional y de la parroquia Corpus Christi de El Paso, Texas, quienes acudieron a hacer entrega de las mochilas personalmente.

Entusiastas, los niños y niñas brindaron un aplauso a los bienhechores como agradecimiento, y fue la hermana Graciela Zuñiga, de la congregación Oblatas de Santa Marta, quien, a nombre del padre Jorge Iglesias, párroco de la comunidad, agradeció a los bienhechores.

También recibieron mochilas

Después de la donación en la capilla Santo Niño, la caravana del Mochilatón se dirigió rumbo a un centro comunitario de la colonia Vista Hermosa, cerca del periférico Camino Real, para entregar otras doscientas mochilas con útiles escolares.

Cabe mencionar que dicho sector pertenece a la parroquia San Martín de Porres, y fue esta comunidad parroquial la que organizó a las familias para recibir el beneficio.

Los niños reunidos en el centro comunitario los esperaban ansiosos y al verlos llegar los recibieron con aplausos de agradecimiento.

Los voluntarios agilizaron la entrega de mochilas y útiles escolares a los pequeños, quienes en todo momento se mostraron contentos por sus obsequios, incluídos un refrigerio y una bolsa de dulces.

El padre Daniel Sierra, párroco de la comunidad de San Martín de Porres, dirigió unas palabras de agradecimiento:

“Quiero agradecer al Club Rotario, a la diócesis que a través del padre Aurelio realiza este Mochilatón. Dios los bendiga y recompense sus sacrificios”, dijo el padre Daniel.