Gracias a generosa donación, los sacerdotes de la Iglesia local tienen la tranquilidad de un sitio donde pasarán su jubilación y vejez.

 

Ana María Ibarra

Ante la necesidad de contar con una casa  que albergue a sacerdotes enfermos y ancianos, hace dos años el presbiterio de la diócesis local avizoró lleno de ilusión un proyecto que el pasado 9 de abril se vio concretizado.

El obispo bendijo y colocó la primera piedra de lo que será esta Casa Sacerdotal, la cual se hará realidad gracias a la generosidad del empresario Tomás Zaragoza Fuentes, y familia quienes donaron un terreno de 10 mil metros para el proyecto, cuya construcción también correrá a su cargo .

Dos años de proyecto

Para llevar a cabo este proyecto el obispo don J. Guadalupe Torres Campos nombró una comisión a cargo de un grupo de sacerdotes, encabezada por el padre Omar Gutiérrez e integrada además por los sacerdotes Leonardo García, Juan Carlos López, Arturo Veleta y Alejandro Martínez.

Desde 2017 la comisión se dio a la tarea de visitar diferentes casas sacerdotales para tomar algunas ideas, teniendo en cuenta las necesidades de la diócesis local.

“Ahora se hace realidad este sueño. Esta donación se nos ha confiado para ir dirigiendo este camino. Ellos mismos han visto la necesidad porque no tenemos en Juárez una casa”, dijo el padre Omar sobre los donatarios.

Explicó que la casa constará de 14 habitaciones para sacerdotes, además de dos habitaciones de hospital para atender a los sacerdotes cuando se encuentren muy enfermos. También tendrá un área de descanso y de convivencia, además de una capilla.

“Soñamos que en un año estemos aquí otra vez haciendo la bendición de la casa ya levantada”, dijo el padre Omar, al resaltar que este proyecto les da tranquilidad como sacerdotes.

“Los sacerdotes no tenemos familia propiamente. Esta será nuestra casa de descanso, eso nos da paz y nos ayuda a tener la seguridad para un futuro, para nuestra vejez”.

El padre Omar, agradeció a la comunidad sus oraciones, su apoyo y su amor a los sacerdotes. “Esta casa significa, de una u otra manera, el hecho de que Dios escucha nuestra oración para compensar a aquellos que, de alguna u otra manera, van trabajando por el evangelio. Aquí se hace vida lo que Jesús nos ha dicho, que nos dará en casa, en hermanos, en familias al ciento por uno”, finalizó.

 

Bendición

Fue la señora Melina Zaragoza quien dirigió unas palabras y entregó al obispo de manera simbólica los planos de la casa sacerdotal. Enseguida, el obispo se dirigió al lugar donde fue colocada la primera piedra para el inicio de la construcción.

“La obra que hoy comenzamos nos lleva a animar a nuestra fe. Somos cooperadores de Dios, siempre que con nuestro trabajo servimos a Dios y a la comunidad. Que esta construcción llegue a feliz término y que el Señor proteja a los constructores”, dijo el obispo.

Enseguida, realizó la oración de bendición y roció con agua bendita la piedra y a los presentes.

frase…

Gracias a don Tomás y a su familia, Dios a través de ustedes se nos manifiesta este día. Tenemos una gran ilusión en este terreno, una casa sacerdotal, un espacio para que nuestros sacerdotes ancianos y enfermos vivan con dignidad. El Señor les bendiga. Tengo la seguridad que es una obra de Dios a través de ustedes

Mons. J. Guadalupe Torres Campos, obispo de Ciudad Juárez

 

Compartir