Presentamos un examen de conciencia dirigido a los jóvenes de nuestra diócesis, con el fin de que se animen con más confianza a acercarse al sacramento de la Reconciliación

 

Hola amigo/a, ¿cómo va el día? Soy Jesús. ¿Me has llamado? Yo estoy siempre contigo aunque no te des cuenta.

Sé que lo que vas a hacer ahora te va a costar trabajo, porque a nadie le gusta admitir sus errores, pero no te preocupes, que yo te conozco bien y te voy a ayudar, sólo te pido que confíes plenamente en mí y seas sincero, verás que alegría cuando acabemos.

 

Tu familia:

Dices que tus padres no te comprenden, pero…

¿Te has puesto en su lugar para comprenderlos?

¿Cumples tus obligaciones (estudio, tareas, horarios, etc) para con ellos?

¿Colaboras en tu familia para que haya paz, amor y buenas relaciones?

¿Eres obediente a tus padres y respetas a los mayores?

¿Les exiges a tus padres más de lo que pueden darte (dinero, ropa, caprichos) ?

¿Cuándo intentan hablar contigo pasas de ellos?

¿Te aprovechas de tus hermanos para endosarles el trabajo que tienes que hacer?

¿Odias, envidias y tienes celos de tus hermanos?

 

Tus amigos/as:

¿Te aprovechas de ellos para tus conveniencias?

¿Los criticas cuando otros los critican?

¿Los defiendes cuando otros los acusan de falsedades?

¿Te haces el ciego y el olvidadizo para no ayudarles?

¿Cumples la palabra que das?

¿Dices mentiras de alguno de ellos/as?

¿Los tratas como te gustaría que te trataran a ti cuando cometen un fallo?

Los envidias cuando tienen algo que tú no tienes?

 

Tu trabajo/estudio:

¿Estudias y trabajas porque te obligan o porque quieres ser responsable y formarte?

¿Estudias al final para los exámenes, porque no planificas tu tiempo y hay otras cosas más importantes que te roban el tiempo?

¿Te has puesto en el lugar del profesor para comprenderle y entenderle?

¿Eres valiente para hacer una crítica con razones que la justifiquen?

¿Si hay un problema en el curso o trabajo, te pringas o te limitas a criticas destructivamente?

¡Ánímo, vamos bien, pronto acabamos!

 

Tu diversión/consumo:

¿Qué tiempo ocupas para tus diversiones?

¿Antepones la diversión a tu obligación?

¿Te dejas llevar por la publicidad, la moda, sin preguntarte si las necesitas o te conviene?

¿Convences a tus padres para que den más dinero a tus gustos y diversiones?

¿Eres amable, cercano, sensible y alegre con los que te rodean?

¿Has sido soberbio y egoísta?

¿Te sientes separado de alguien por riñas, disputas y peleas?

¿Eres humilde para pedir ayuda a tus amigos, padres, catequistas, profesores?

¿Buscas vivir en verdad?

¿Has pecado de pensamiento, obra y omisión?

 

Tú mismo:

¿Analizas a menudo cómo eres y cómo vas?

¿Te haces compromisos para cambiar?

¿Eres amable, cercano, sensible y alegre con los que te rodean?

¿Has sido soberbio y egoísta?

¿Te sientes separado de alguien por riñas, disputas y peleas?

¿Eres humilde para pedir ayuda a tus amigos, padres, catequistas, profesores?

¿Buscas vivir en verdad?

¿Has pecado de pensamiento, obra y omisión?

¿Has procurado mantener tus pensamientos limpios y puros?

¿Te has dejado llevar tras los deseos de tu cuerpo, mal uso de la sexualidad, exceso de bebida y el alimento?

 

Con Dios:

¿Te acuerdas de Él sólo en los momentos difíciles?

¿Tienes confianza en Él?

¿Hablas con Él de tus cosas?

¿Participas en la Misa del domingo?

¿Te preocupas de conocerlo más y más mediante la lectura de la Palabra de Dios?

¿Es el centro y el motor de tu vida?

¿Le hablas y lo consideras como un Padre bueno que te ayuda?

Anda, atrévete a vivir siempre junto a Él. Él y yo, mediante el Espíritu Santo, te decimos:

Te quiero, Tú eres importante para nosotros.

Un abrazo colega. Tu amigo Jesús.