Claudia Iveth Robles

Con la participación de toda la comunidad diocesana, que como cada año se reunió en esta fiesta católica, se realizó la tradicional kermés del Seminario Conciliar los pasados sábado 29 y domingo 30 de septiembre.

Ambiente familiar

El sábado la fiesta inició a partir de las 12 del mediodía con la participación de servidores de las distintas parroquias que colocaron puestos para apoyar a la Casa de Formación de los futuros sacerdotes.

Ese día además de los tradicionales antojitos mexicanos, los asistentes pudieron deleitarse con la música de  la rondalla femenil “Vosarely” y la varonil “Esencia”, así como la agrupación Hijos de Juárez, con música versátil que le puso sabor a la noche.

También el sábado se presentaron la obra teatral Pedro y el Lobo, además de The Beatles Jazz y ya más tarde la tradicional función de lucha libre en su decima edición.

Mensaje del Obispo

El domingo las actividades iniciaron con la ya tradicional carrera pedestre, con el  banderazo de salida del Obispo. Y luego durante el día predominó el ambiente familiar en las instalaciones del Seminario.

El Obispo celebró una de las cinco misas que se ofrecieron en la capilla central del Seminario, en la cual saludó a todos los asistentes al “corazón de la diócesis”.

“Estamos en un ambiente fraterno, de familia, para celebrar la fe, compartir a Dios, celebrándolo, adorándolo, sirviéndole. Es una presencia de amor y Dios a todos nos ama”, dijo el obispo.

En su homilía, el Obispo pidió a todos profetizar y no caer en la tentación de que solo los clérigos sonb profetas.  dijo que todos se encuentran llamados a predicar, llevar la buena nueva a todos.

“Todos estamos llamados a profetizar ”, dijo y aseguró que la propia Kermés del Seminario es una fiesta que anuncia el Evangelio.

El Obispo llamó a los presentes en misa de una de la tarde, a fortalecer al Seminario con apoyo material, pero sobre todo con oración, para que llegue el Evangelio a todos los rincones de la diócesis.

Más tarde, afuera la kermes continuaba con la alegría de los asistentes, que cerraron la noche con broche de oro, escuhcando la presentación de “Los feelings”, “La Gran Sonora”, “Los Cadetes de Linares” y “Los Silvers”, con los que se armó el baile.

Sirvieron con alegría

“Con mucha alegría servimos porque podemos cooperar para el Seminario, que es nuestro semillero de vocaciones. La parroquia lleva apoyando 13 años; hoy en los 10 años de la lucha quisimos adornar el puesto con temática de la lucha libre”

María Luisa Porras/ Natividad del Señor/ pasteles

 

“Es una bendición poder apoyar al Seminario y agradecemos a todos los que colaboran con nosotros, que dan donativos. Somos 50 matrimonios los que apoyamos asando la carne y sirviendo”.

Ramón Hermosillo/ El Señor de la Misericordia / Carne asada

 

“Es mi primera vez que estoy en puestos para animar a los párrocos y los servidores a que apoyen a la Casa de Formación. Siempre son muy generosos. Ahora tenemos cerca de 50 puestos, gracias a la generosidad de la gente. Valoramos el apoyo de toda la gente”

Seminarista David Hernández / segundo de teología/ Encargado de los puestos

 

“Este año se compraron nueve carpas y lonas, mejoró mucho el área de comedor, muy fresco para que todos puedan tener una tarde agradable.

Terminamos cansados, pero es parte de y principalmente el tener ese contacto con la gente. Como seminaristas nos enseñan el valor del trabajo, esto nos deja una enseñanza de cómo ser  agradecidos con la gente que viene cada año. Nos encanta que haya este espacio familiar”.

Martín Barraza/ tercero de teología/ encargado de carpas y lonas

 

“Es la primera vez que venimos, pero estamos disfrutando bastante de la comida, los juegos y ahorita vamos a disfrutar de la lucha libre; hacen falta estos espacios de convivencia”

Ernesto Moctezuma y su familia

 

“Siempre acudíamos de jóvenes a la kermés y ahora vemos el cambio, más organizado todo, Disfrutamos de la comida y estamos felices de poder estar de nueva cuenta apoyando al Seminario”

María Isabel, Nidia, María del Socorro Ayala

Compartir