Lo que desean sacerdotes de la Diócesis de Ciudad Juárez a sus laicos para este 2019 que llegó.

 

Claudia Iveth Robles

Cada Año Nuevo se presentan nuevos deseos para cumplir en los siguientes 12 meses en  los que Dios nos da una nueva oportunidad para alcanzar las metas o La Meta, que en el caso de los cristianos católicos debe ser el Cielo.

Y en afán por conseguir esa meta trabaja cada persona, comunidad y la Iglesia entera, ayudando unos a otros.

Periódico Presencia quiso consultar a sacerdotes y laicos cuáles son los deseos y las esperanzas que tienen de unos y otros para el 2019, con el fin de construir una mejor comunidad y juntos, alcanzar el Cielo.

Los sacerdotes de la diócesis compartieron lo que desean de sus fieles en este 2019, para realizar en la labor pastoral en la que siempre se apoyan de los grupos y así poder sacar adelante la misión que Dios les encomienda:

 

Que más deseo, que mis files se la pasen muy bien que estén mas unidos, amorosos con sus familias, hay muchos problemas familiares, que busquemos la paz y la tranquilidad en el hogar… que pasen un Feliz Año Nuevo.

P. Agustín Navarro/ Parroquia Inmaculado Corazón de María

 

En cuestión deseos siempre lo mejor, si hay algo que tenemos que ver, las familias de ellos sigan encontrando motivos para seguir creciendo en todos los sentidos.

En cuanto a su misión, su servicio, esperamos que la generosidad siga dando abundantes frutos para ser de nuestras comunidades un medio, una proyección y a través de este proyecto la gente pueda encontrar el amor de Dios.

P. Eliseo Ramírez/ Parroquia el Señor de los Afligidos

 

Deseamos lo mejor, que sea un año de paz, tanto en la familia como en la comunidad y en nuestro país, la violencia y el dolor nos ha afectado a todos y el deseo grande es que realmente haya la paz, empezando desde la persona, la familia, nuestras comunidades, que seamos un espacio de paz.

Que Dios los bendiga!!

P. Pedro Luis Reyes / Parroquia San Carlos Borromeo

 

Pediría para mis fieles que sigan participando con ese ánimo con esa entrega, que lo han hecho, y de alguna manera , han buscado exaltar a Dios con su apostolado, que sigan con ese ánimo y que para este 2019 sea muchísimo más.

P. José González/ Parroquia La Santa Cruz

 

Deseo a toda la gente feliz año nuevo, y deseo que nunca pierdan la esperanza, que pongan su confianza en Dios y sí vivimos un momento difícil, pero con la ayuda de Dios pueda cambiar todo y luchar por la justicia y la paz.

P. Jerome Lourdu, CMF/ Nuestra Señora de la Esperanza

En este 2019 como sacerdote y párroco pido a Dios una comunidad más fiel, laicos mas entregados al servicio del Evangelio, que no tengamos miedo a decirle si a Jesús que nos llama a transformar nuestras realidades; que no tengamos miedo a dar una respuesta generosa a Jesús en lo que él nos vaya pidiendo en este año 2019.

Como sacerdote pido a Dios que nos conceda ser una comunidad entregada al servicio de los demás, que Dios nuestro Señor les bendiga y conceda un año 2019 lleno de bendiciones.

P. Alfonso García/ parroquia San Francisco de Asís

 

Deseo a la feligresía que le eche ganas este año 2019, que es de grandes bendiciones y sobretodo aprovechar cada día lo que Dios quiere mostrarnos por su amor, y su ternura que nos tiene a nosotros y que nosotros seamos colaboradores de su gran obra.

Porque Él se apoya en nuestras manos, pies y boca y para que Él sea conocido ante toda la humanidad.

P. Manuel Bañuelos / vicario en la parroquia San Martin Obispo

 

Lo que yo deseo de mis fieles es que nos congregue la Eucaristía, la adoración eucarística y que con la gracia de Dios, podamos tener un consejo parroquial, con representación de todas las capillas.

Eso deseo de los fieles, que formemos un consejo pastoral y un consejo de economía.

P. Istibal Valenzuela/ parroquia San Isidro Labrador

 

Mi deseo es que podamos seguir creciendo en la unidad, formándonos para servir mejor, quienes están más involucrados en el servicio.

A toda la feligresía en general deseo que podamos integrarnos como miembros de una misma fe, en amistad y en ese gusto por pertenecer a la fe católica; El amor a la Iglesia, a los sacramentos y a esa presencia de Jesús y María en su comunidad y que las familias crezcan en amor y responsabilidad.

P. Martin Magallanes/ parroquia San Ignacio de Loyola en el Valle

 

Pensando en buenos deseos, lo que desearía de los fieles de mi parroquia yo retomaria lo que el Papa Francisco nos ha propuesto en su exhortacion apostolica Evangelii Gaudium:

1.- “Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría” por ello deseo que confíen y sepan abrirse a la inmensa riqueza que supone dejarse tocar, conocer y amar por Jesucristo Nuestro Señor. El es la luz y la verdad, la alegría y la paz. “Nos hace tanto bien volver a El cuando nos hemos perdido!!

2.- Nuestra ciudad y nuestro barrio han sido muy golpeados por la violencia de tal manera que vivimos con miedo, desconfianza y la dificultad para salir al encuentro de los demás. Por ello creo que es muy  oportuna la palabra del Papa cuando nos dice que ¡No nos dejemos robar la esperanza!, ya que estamos llamados a “ser personas-cantaros” para dar de beber a los demás. A veces el cántaro se convierte en una pesada cruz, pero fue precisamente en la cruz donde, traspasado, el Señor se nos entregó como fuente de agua viva.

3.- El ambiente y nuestro mundo con la violencia imperante, la idolatría por el tener y el placer nos hacen centrarnos demasiado en nosotros mismos. Nos llevan a perder la ilusión en un mundo diferente. Que el Evangelio renueve nuestros sueños en  un mundo diferente animado por el Espíritu y el mensaje de Jesús, Que Dios nos ayude a no dejarnos robar el Evangelio y el deseo de trabajar por un mundo diferente, mas fraterno y solidario.

4.- En la medida en que salimos y compartimos nos enriquecemos y enriquecemos a otros. Por esto es necesario e importante salir al encuentro, ser una comunidad “en salida”. Que podamos ayudarnos a salir de nuestra pasividad, apatía y autoreferencialidad para construir una iglesia mas comprometida, atenta a las necesidades y servidora  de los demás, especialmente de los mas pobres y desprotegidos.

5.- Que su vida pueda “irradiar” la belleza y riqueza de creer en Dios como Padre, en Jesucristo como Hermano mayor y el Espíritu como quien impulsa y dinamiza nuestras vidas.

P. Héctor Xavier Villa/ Párroco Nuestra Señora del Rosario.