Claudia Iveth Robles

Sin duda todos hemos sido llamados por Dios a una vocación, ya sea a la soltería, matrimonio, sacerdocio y vida consagrada, sin embargo muy poco sabemos acerca de cómo responderle a Dios, ante el llamado que nos hace.

En esta entrevista, el padre Luis Maldonado, promotor vocacional diocesano, explica cómo hacer una elección y cuáles son las opciones vocacionales.

 

¿Cómo debe hacerse una elección vocacional? ¿Hay algún proceso en específico?

Toda elección parte de Dios y lo podemos constatar con numerosos testigos bíblicos que se han experimentado elegidos por el Señor y que a su vez les ha cambiado radicalmente la vida. Y es que solo el Señor tuvo la iniciativa de llamar a los que Él quiso.

Claro que dicha elección lleva un proceso de discernimiento y acompañamiento de aquellos que quieren ser fieles a esa invitación divina.

Y así como los grandes personajes bíblicos se experimentaban frágiles y limitados ante la inquietante llamada divina, muchos jóvenes de nuestro tiempo lo siguen experimentando; y como no, si Dios sigue incomodando a muchos que quieren vivir radicalmente un estilo de vida específico.

Para hacer un proceso de acompañamiento, el joven se vale de herramientas que tiene a su alcance a saber, la familia, las comunidades parroquiales, los grupos y/o movimientos, el párroco u otro agente cualificado que inspire y apoye al joven vocacionable.

En concreto nosotros, como miembros de la Pastoral Vocacional Diocesana brindamos espacios de discernimiento y acompañamiento, para que en libertad interior el joven le responda a Jesús quien lo llama a estar con Él.

Es importante recordar que el llamado que Dios hace se logra descubrir en silencio de la oración personal, tendiendo una actitud de escucha, alejándose de todo aquello que impide al candidato a tomar una decisión libre para seguir a Jesús.

La Pastoral Vocacional (PV) ofrece el acompañamiento para un buen discernimiento y le ofrece al joven ofreciendo herramientas para descubrir la voluntad de Dios quien lo llama. La PV acompaña con múltiples eventos vocacionales, como lo son Un Loco Encuentro con Cristo, los Encuentros Vocacionales PROVOCA, Círculos Vocacionales, CampAdviento, Jornada Vocacional de Semana Santa, Retiros de Discernimiento Vocacional y el PreSeminario.

También son importantes las Entrevistas Vocacionales con el promotor vocacional, los Encuentros con los SemFam (Seminaristas en Familia), la Vigilia Vocacional Mensual en el Seminario, la Hora Santa por las Vocaciones y otros muchos eventos qué hacemos para acompañar al joven en su elección vocacional.

¿Cuáles son las opciones o caminos vocacionales a los que Dios nos llama como Hijos de Dios? Vida laical, consagrada  y sacerdocio.

La vocación no es un privilegio de unos pocos. ¡Todos tenemos vocación! ¡Todos hemos sido llamados por Dios! De ahí que sea errónea esa expresión qué dicen: “yo no tengo vocación”. Por eso la necesidad apremiante de vocacionalizar nuestra pastoral, creando una cultura vocacional, es decir, hacerle entender a todos los miembros de la comunidad eclesial que Dios los ha elegido para una misión muy importante: ¡ser santos, como nuestro Padre Celestial! Esa es nuestra primera y última vocación.

 

Para alcanzar la santidad tenemos tres caminos muy específicos: la vida laical vivida en soltería o en matrimonio, comprometiéndose a ser luz de Cristo en medio de sus ambientes familiares, sociales, políticos y culturales.

La vida consagrada tanto para hombres como para mujeres quienes abrazan los votos de pobreza, castidad y obediencia y, viviendo fuertemente la fraternidad comunitaria teniendo un carisma muy específico. Y, finalmente la vocación al ministerio ordenado (sacerdotes, diáconos y obispos) que viven fuertemente la espiritualidad de la Caridad Pastoral a ejemplo de Cristo Sumó y Eterno Sacerdote y Cristo Buen Pastor quien busca a la oveja extraviada.

¿La Soltería es una vocación? ¿En qué sentido?

La vocación a la soltería, ¡claro que es una vocación! Y está llamado a santificarse en la creación y en la promoción de vínculos fuertemente humanos y cristianos.

En primer lugar los familiares donde tienen origen las relaciones sociales; sometiéndose a las leyes de su patria. Trabajando como operador de maquiladora, agricultor, albañil, herrero y carpintero, pero siempre por amor al Padre y a sus hermanos, Jesús es la realización perfecta de la vocación del laico cristiano: Dios llama algunos solteros a participar en la obra de la creación, a liberarla del influjo del pecado ordenando las realidades cotidianas según su plan eterno; a santificarse contribuyendo a la salvación del mundo desde adentro, a modo de sal y levadura, en el celibato, la profesión y en las diversas actividades sociales.

 

¿Podría decirnos cuáles son las características de cada una de estas opciones, cómo se viven?

En la vocación matrimonial la comunión de amor es clave y fundamental para santificarse en esta vocación. Es la base del sacramento y nada puede estar por encima del amor de una pareja que ha dejado familia de origen para unirse a su pareja y ser una sola carne.

Por ello la comunión de amor es siempre fecunda y dadora de vida (aunque no pudieran engendrar biológicamente) es la raíz y el destino de esta vocación: toda la felicidad en el tiempo y en la eternidad.

Realizar la vocación al matrimonio, es “madurar” física y psicológicamente, social y espiritualmente; crecer constantemente primero como persona, y luego como pareja y familia.

* La vocación a la vida consagrada es una llamada a “dejarlo todo” para seguir a Cristo “a tiempo completo” en una comunidad de hermanos que muestre a todos, con el mismo testimonio de vida pobre, obediente y casta, que la Buena Noticia de Jesucristo es verdadera y su proyecto de Reino es realizable; que ya en este mundo podemos comenzar a ser familia de Dios, como Dios es familia, con su mismo amor. Esta es la centralidad de la vida consagrada, vivir en esta tierra de manera anticipada lo que un día viviremos eternamente junto a Dios.

 

* La vocación sacerdotal, como las demás vocaciones, parte de una llamada divina, pero en concreto, Dios llama a hombres tomados de entre los hombres de nuestras comunidades para ser “pescadores de hombres” que sean capaces de evangelizar al rebaño que se le confía. Esto significa entregar la Palabra de Dios, la Eucaristía, el perdón de los pecados, en una línea pastoral que forma personas y comunidades al servicio del Pueblo de Dios. Todo sacerdote vive su consagración de una forma exclusiva por medio del Celibato, el cual le garantiza tener un corazón indiviso, sólo para Dios. Se une a Él por medio de la oración continua, a través de la Liturgia y de la oración personal y, se acoge a la Madre de Dios para que le ayude en la vivencia de su vocación.

 

 

¿Qué apoyo ofrece la Iglesia a los muchachos para hacer una opción vocacional?

La Diócesis de Ciudad Juárez tiene en su estructura movimientos, grupos y especialmente a la Pastoral Vocacional que apoyan a jóvenes para que vayan haciendo un proceso de discernimiento y acompañamiento vocacional para que a su debido tiempo puedan responderle con generosidad de espíritu a la llamada que Dios les hace.

Por eso invito a todos aquellos que sienten fuertemente un llamado de Dios a consagrarse en alguna de estas vocaciones específicas a acercarse a su párroco y expresarle el deseo que tienen de vivir un estilo de vida muy particular, seguramente los orientará. También pueden buscar orientación vocacional directamente en la Oficina de la Pastoral Vocacional, ubicada en el interior del Seminario.

También pueden acercarse a los grupos de Pastoral Vocacional Parroquial que algunas comunidades ya tienen. Además, contamos con la Pastoral Vocacional de Vida Consagrada Femenil y la Pastoral Vocacional del Seminario.

No te quedes con la duda, ora, reflexiona e infórmate sobre tu vocación, seguramente Dios te esta llamado, no tengas miedo de responderle a Jesús.

 

 

RECUADRO

 

La Pastoral Vocacional Diocesana cuenta con muchos servicios para apoyar a los jóvenes y jovencitas en su proceso de discernimiento.

 

  • Encuentro Vocacionales PROVOCA en parroquias y capillas de nuestra Diócesis y ahí damos esencialmente el Kerigma Vocacional (el primer anuncio del Dios que ama y llama a una misión particular). Ojalá puedan invitarnos a sus grupos juveniles.

 

  • Círculos Vocacionales Femeniles y Jornadas Vocacionales de Discernimiento.

 

  • Trabajan en algunos Colegios Católicos promoviendo la Cultura Vocacional y el Kerigma Vocacional.

 

  • Prestan servicio en grupos de catequesis y grupos de monaguillos impartiendo prioritariamente charlas vocacionales.

 

  • Acompañamiento a varones que tienen inquietud hacia la vida religiosa colaborando estrechamente con la Orden de los Franciscanos promoviendo así la Vida Consagrada.

 

 

Recuadro 2

Si tienen alguna duda vocacional pueden ingresar a nuestro Facebook o Instagram: VOCACIONES JUÁREZ.

 

Si usted quisiera apoyar a la Pastoral Vocacional contacte al padre Luis Maldonado, Promotor Vocacional Diocesano o comuníquese a:

 

Oficina de Pastoral Vocacional Diocesana

Av. Pedro Rosales de León 7860, Fracc. Las Misiones, CP 32530.

Teléfono: 617-3469

Abierto de lunes a viernes de 9:00 AM – 1:00 PM.

Mail: vocacionesjuarez@gmail.com

 

Recuerda: Cualquier esfuerzo por pequeño que parezca, puede provocar un cambio de proporciones incalculables,

así como una sola piedra, arrojada a un estanque, pone en movimiento toda su agua.

 

Compartir