Acudió a conocer el Centro de catequesis Las Alitas, fundado por laicos inspirados en el ministerio del finado sacerdote paseño Richard Thomas.

Con gran alegría la comunidad del Centro “Las Alitas” recibió la visita del obispo de la Diócesis de El Paso, Texas, Mark Seitz, el pasado sábado 19 de diciembre, fecha en que presidió la Eucaristía y dejó a los servidores y usuarios de esta obra, un mensaje de esperanza para esta Navidad.

image

“A través de su presencia señor obispo, reconocemos a una Iglesia en salida… su visita nos llena de gran gozo y nos anima también a nosotros a salir a ofrecer a todos la vida de Jesucristo”, dijo la joven Magda Camacho, quien habló a nombre de la comunidad fundada por un grupo de laicos de Ciudad Juárez y El Paso, que fueron inspirados por el sacerdote jesuita Richard Thomas a realizar este proyecto en las periferias de Juárez.

“Le abrimos sinceramente las puertas de nuestra comunidad, pero sobre todo las puertas de nuestro corazón”, agregó Magda al obispo Seitz, quien recibió con una gran sonrisa este mensaje.

Como se sabe, el Centro “Las Alitas” es un centro de evangelización y catequesis y obra social que atiende a familias desfavorecidas que viven en los alrededores del area del Sauzal, en el Valle de Juárez.

Ahí, además de salones de catequesis, los laicos comprometidos con la obra han construido y atienden un comedor y un campo de futbol y area de esparcimiento, que ofrece a los habitantes opciones de desarrollo físico y espiritual.

Fue entre porras, aplausos y el agitar de globos blancos y amarillos como la comunidad de Las Alitas recibió al obispo de El Paso, quien a su llegada saludó a quienes estaban a su paso.

Para concelebrar la Eucaristía estuvieron presentes el padre Istibal Valenzuela, párroco de San Isidro, quien asiste espiritualmente al Centro Las Alitas, y el padre Jack Vessels, del Centro “Las Alas”, de El Paso, Texas, fundado por el padre Richard Thomas.

Mucho más que un regalito
En su homilía, el obispo Mark Seitz compartió que en la celebración de la Navidad todos tienen la esperanza de recibir regalos, pero dijo que para la Iglesia, este momento es de esperanza ante la venida de Cristo.

“La venida de un Salvador es mucho más grande que un regalito. Jesús es una persona que quiere vivir entre nosotros, acompañarnos en nuestro camino y que nunca va a fallarnos”, dijo el obispo.

Afirmó que en este momento muchos están preocupados por el alimento y las labores, pero invitó a los presentes a ser personas de fe y a confiar en que el Señor se hace presente aún en los momentos más difíciles de la vida de las personas.

“En medio de todas las preocupaciones debemos saber que el Señor nos acompaña”, dijo.

Al final de la misa, el padre Istibal Valenzuela agradeció al obispo Seitz su visita y el cariño que brindó a los fieles de esa comunidad.

Al concluir, la comunidad aprovechó para tomarse la foto con el obispo de El Paso y muchos niños lo saludaron y abrazaron, gestos a los que respondió el obispo con mucho cariño.

Luego, la comunidad de “Las Alitas” participó en su traadicional posada previa a la Navidad.