Claudia Iveth Robles

Sin importar las inclemencias del tiempo ni pasar tres días alejados de casa, alrededor de 30 jóvenes participaron en el Campadviento 2017 realizado los días 15, 16 y 17 de diciembre pasados.

El padre Luis Maldonado, asesor de Pastoral Vocacional, dijo que el Campadviento, es una actividad que se realiza desde hace muchos años, a la cual se invita a jóvenes para que reflexionen sobre su propia vocación y su vida.

Generalmente el Campadviento se realiza en instalaciones del Seminario Conciliar, pero este año se efectuó en un espacio del Centro San Juan Pablo II, en la Colonia Riberas del Bravo, donde los muchachos vivieron la experiencia un retiro en campamento.

Tribus

El evento inició con una misa en el Seminario Conciliar, de donde partieron los camiones rumbo a Riberas del Bravo. Allá se integraron cuatro “tribus”, en las que los muchachos eligieron a un líder. Cada Tribu tomó el nombre de uno de los cuatro evangelistas: San Marcos, San Lucas, San Mateo y San Juan.

A cada grupo se se le asignó un color y una bandera, que representaba a su fe, por lo que en las competencias tipo rally que se realizaron, debían cuidarla y si alguien se las arrebataba, perdían puntos.

Como parte de la experiencia, los muchachos oraron juntos en torno a las fogatas que hicieron, además de que rezaron el Rosario, y participaron en una Hora Santa para pedir a Dios ser un regalo y una bendición para el mundo.

Experiencia con Dios

Luego de tres días de estar fuera de casa a la intemperie, los muchachos concluyeron su Campadviento con una Eucaristía, para lo cual regresaron al Seminario, y en la capilla central del Seminario el padre Luis Maldonado presidió el Santo Sacrificio del Altar.

En su mensaje, el padre agradeció a las familias por haber prestado a sus hijos y también a los seminaristas de Pastoral Vocacional por colaborar en la organización.

“Estos días ustedes tuvieron la oportunidad de vivir momentos alegres, contentos, también hubo momentos de enojo, espero que haya sido una experiencia con Dios”, expresó el sacerdote.

Tras invitarlos a reflexionar sobre cómo se sintieron en esta actividad y con los temas que les impartieron, el sacerdote les recordó que a Jesús también se le reconoce en la convivencia con el hermano.

“Esto quedará grabado en sus corazones, ojalá un día con júbilo le digas ‘Señor, gracias porque pusiste tus ojos en mi, en medio de mis pecados”, dijo el padre.

El asesor de la Pastoral Vocacional invitó a los seminaristas a seguir viviendo la alegría de estos días en los que se encontraron con Dios y a mantener la paz en medio de cualquier adversidad.

“Oren siempre, den gracias en toda ocasión y sean dóciles, no impidan la acción del Espíritu Santo, si Dios me llama a ser sacerdote”, puntualizó.

FRASES

“Es mi primer Campadviento, estuvo muy padre. Me gustó que fuera a campo abierto y las dinámicas… los temas me hicieron reflexionar”

Cristóbal González / 18 años/Santo Toribio de Mogrovejo

 

“Me llevo muchas cosas, pero principalmente el amor de Cristo. Me encontré a mi mismo, siento el llamado de Dios, pero seguiré discerniendo, ordenando mis pensamientos. Él ha tocado mi corazón y quiero responderle”.

Carlos Eduardo Ruiz/21 años/ Santa Teresa de Jesús

 

“Me invitó a comportarme como hijo de Dios. Cada vez que estamos en un lugar, Dios nos está viendo y debo mejorar mi comportamiento”

Jesús Martin García /21 años/San Francisco de Asís

 

“Es mi primer Campadviento y lo disfrute mucho. Me invitó a pensar más en mi vida, en mi familia”.

Diego Domínguez/Sagrado Corazón de Jesús/14 años

 

 

Números

03 días de Campadviento

10 seminaristas del equipo de PV

04 seminaristas líderes

30 jóvenes asistentes