Claudia Iveth Robles

Alrededor de 450 personas participaron en el Retiro Regional de Ministerios de Música y Animadores de Asamblea “Yo hago Nuevas todas las Cosas”, organizado por el Movimiento de la Renovación.

El retiro se realizó los pasados sábado 1 y domingo 2 de septiembre en el Centro de Evangelización y Catequesis (CECADE).

Este retiro es un encuentro anual en el que se invita a los ministerios y coros de las diferentes parroquias de la ciudad y del Movimiento de la Renovación.

“La Renovación está convencida que el Espíritu Santo te renueva todos tus carismas, tu servicio, tu música, por eso pensamos que actualmente los ministerios necesitan renovarse, pero no sólo musicalmente, sino espiritualmente, volver al amor del principio”, dijo Jesús Zamora, coordinador diocesano del ministerio de música de la Renovación.

Temas y talleres

El retiro contó con la presencia de Rubén Parra, coordinador del Ministerio Diocesano de Torreón y quien forma parte del Ministerio nacional de música de la Renovación, con vasta experiencia.

Igualmente participó con tema Miguel Valencia, de la Arquidiócesis de León, también integrante del equipo nacional, quien compartió sus reflexiones con los participantes.

Durante el retiro se realizaron talleres de gran utilidad para los participantes, entre estos  de liturgia, para animaciones de asamblea, de espiritualidad y danza davídica, entre otros.

“Nuestro servicio es para Dios y él se merece la excelencia. Hay que prepararnos en todos los aspectos”, dijo Jesús.

 

Vasijas de barro

Uno de los temas lemas es el de “Yo hago nuevas todas las cosas”, impartido por Miguel Valencia de la Arquidiócesis de León, quien habló de cómo todos están hechos de barro y en ellos Dios obra al hacer todo nuevo.

“Nosotros somos esa vasija de barro, estamos hechos del agua de nuestras cualidades, que le hacen bien a la Iglesia y a la comunidad”, dijo.

Agregó: “Nosotros estamos hechos de barro, de tierra con agua, es decir, con cualidades y defectos; pero ni tus cualidades instauran el Reino de Dios, tampoco tus defectos impiden que el Reino se instaure” aclaró, para pedir luego a los participantes ponerse siempre en las manos de Dios que “hace nuevas todas las cosas”, insistió.

Los participantes salieron renovados y dispuestos a servir de una mejor manera en sus ministerios de música.

Compartir