Claudia Iveth Robles

Trescientos jóvenes de las diferentes parroquias de la diócesis local celebraron el pasado domingo 9 de abril, Domingo de Ramos, la Jornada Mundial de la Juventud instituida por San Juan Pablo II y convocada en esta diócesis por la Pastoral Juvenil.

Los muchachos oraron, cantaron y vitorearon a Cristo Jesús desde el Punto, el lugar donde hace un poco más de un año el Papa Francisco celebró una histórica misa en la frontera México-EU.

Ahí se presentó un concierto juvenil con la participación de Roberto Ramírez y Ambiorix Padilla, ambos cantantes oriundos de República Dominicana.

El padre Salvador Magallanes, asesor de la Pastoral Juvenil Diocesana, dirigió un mensaje para los jóvenes, en el que resaltó la figura del papa Juan Pablo, II fundador de la Jornada Mundial de la Juventud.

Explicó que la Semana Santa se inicia con el Domingo de Ramos, para reflexionar con Jesús y morir a todo aquello que estorba; para estar en una relación positiva y sana con Jesús.

“Hay que morir a todo eso y resucitar aquella alegría juvenil para mostrar a Jesús, para llevarlo a la escuela, al trabajo, a la casa, a la familia, y que aquí en Juárez tengamos jóvenes resucitados con ganas de enamorarse de Jesús y provocar que otros se enamoren de Él”, dijo el padre Salvador.

 

Oración del obispo

Enseguida el obispo hizo una oración por los jóvenes que acudieron a El Punto y recordó los mensajes que el Papa Francisco frecuentemente lanza a los jóvenes, desde la JMJ y en otros momentos, para retarlos a salir y testimoniar a Jesús.

Pidió a los jóvenes prepararse para participar, aunque sea espiritualmente, en la siguiente Jornada Mundial de la Juventud a celebrarse en Panamá.

“Dios quiere hacer y hace maravillas en cada uno de nosotros y quiere que nosotros le abramos el corazón… tú, joven, abre el corazón y da testimonio de Cristo en tu vida”, dijo el obispo a los muchachos ahí congregados.

 

Canto y baile

Con gran alegría y al ritmo de la música de Ambiorix Padilla, los jóvenes cantaron temas  como “Ven conmigo”, “Espíritu de Dios” y “Preso de Cristo Jesús”.

El cantante compartió su testimonio de cómo aprendió a perdonar, gracias a Jesús.

“Jóvenes dénse la oportunidad de reflexionar en su vida … quizás en este momento estés pasando un tiempo difícil, pero meditando en la Pasión de Jesús puedes encontrar una respuesta divina a tu vida”, dijo Ambriorix, para luego cerrar su intervención con el tema “Luchando”.

Enseguida, Roberto Ramírez prendió a los jóvenes a ritmo de ballenato, con la canción “Ojalá”, con la que los muchachos no podían dejar de bailar. Roberto presentó otros cantos como “Te entrego”, “Vino la mañana”, entre otros.

“Estamos felices de poder compartir la buena noticia del amor de Dios y declarar a Jesús como el rey de nuestra vida. Y así como cuando él iba entrando a Jerusalén la gente decía ¡Hossana! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!, hoy te digo joven  ¡Recíbelo joven, como Rey de nuestra vida y como Rey de cada familia”, dijo Roberto.

Así, en medio de la alegría y el amor juvenil se dio por clausurado este concierto.

 

 

“Compartí con más jóvenes locos como nosotros, eso es amor por Dios. Me llevo mucha alegría”

Astrid Alvarado 18 años/ Dios Padre

 

 

 

 

“Estoy enferma de cáncer de mama, pero decidí venir a este concierto, recibir un mensaje de Dios a través de la alabanza. Esto me ha reconfortado”

Elizabeth Pérez