Ana María Ibarra

Ochocientos jóvenes de la parroquia Nuestra Señora de la Paz, vivieron el pasado 01 de abril la Pascua Juvenil, donde reflexionaron a través de temas y dinámicas el Triduo Pascual y la alegría de la Pascua.

El evento juvenil fue organizado por el Grupo Jacsue que en estas fechas está cumpliendo 15 años, por lo que vieron en este evento una forma de celebrarlo junto con todos los grupos juveniles de la parroquia.

 

Temática

Con una misa de acción de gracias, presidida por monseñor René Blanco, párroco de Nuestra Señora de la Paz, los jóvenes iniciaron su Pascua Juvenil, la primera que ha reunido a tantos jóvenes en dicha comunidad.

La reflexión inició con la procesión de las palmas, propio del Domingo de Ramos. Para este momento, los jóvenes coordinadores del evento, realizaron una representación actualizada sobre la entrada de Jesús a Jerusalén, quien en viajo en un “vocho” amarillo, así lo compartió Isabel Ávila, coordinadora del grupo Jacsue.

Dicho tema fue impartido por el seminarista Iván Flores, quien lo enfocó al servicio de los jóvenes y como en ocasiones solo se disponen a estar en la comodidad y en lo “bonito”.

“Jesús tuvo que pasar por su Viacrucis, así también nosotros en la vida tenemos que pasar por nuestros Viacrucis para llegar a esa meta que es la resurrección”, explicó.

Otros temas que reflexionaron fueron La Traición de Judas, así como la Crucifixión a cargo del seminarista José Grimaldi; La Resurrección a cargo de Rafael Nevarez del Movimiento de Renovación y concluyeron con el tema 50 días de la Alegría impartido por monseñor René Blanco.

 

Dinámicas de reflexión

Durante la mañana, los jóvenes hicieron un dibujo donde plasmaron su nivel de maldad, sus pecados, momento en el que, acompañados de cantos de meditación, meditaron si cumplen su papel y responsabilidad como jóvenes tanto en su familia y demás actividades.

En el tema de la Crucifixión los jóvenes tuvieron una reflexión profunda sobre la Pasión de Cristo y cómo fue su camino hacia la Cruz y la manera en cada uno forma parte de esa Crucifixión.

En este momento, colocaron cada uno su dibujo en una cruz de madera colocada en el atrio parroquia como signo de que sus pecados plasmados en el papel son lo que Jesús cargó en su Cruz.

“Jesús no solo murió por nosotros, sino por Ti”, dijo la coordinadora.

Cada tema y reflexión estuvo acompañado de cantos con la participación de diferentes coros y oración guiados por los organizadores.

 

Acompañamiento

Los jóvenes fueron divididos en grupos para un acompañamiento después de los temas con el fin de compartir las enseñanzas recibidas y para que se fueran conociendo entre sí. “Sabemos quiénes están en nuestros grupos pero quisimos que se conocieran con los diferentes grupos. En el momento del acompañamiento compartieron lo que hacen en sus grupos, y lo que aprendieron durante el día, sus perspectivas”, compartió Isabel.

 

Amor en práctica

Isabel compartió que aunque a su llegada los jóvenes se vieron poco participativos, conforme fueron pasando las horas y escuchando los temas, se fueron viendo más dispuestos, por lo que se espera que a la siguiente Pascua Juvenil asistan con gusto.

“Nos llena de alegría que todos estuvieron dispuestos de participar como hermanos entre los grupos”, dijo Isabel.

Dado que al evento asistieron adolescentes y jóvenes de los distintos grupos de la parroquia, los organizadores adaptaron cada tema con la finalidad de que a todos les llegara el mensaje.

Añadió que el objetivo de hacer el evento dos semanas antes del Triduo Pascual fue para que, llegado esos días santos, los jóvenes pongan en práctica lo que aprendieron en la Pascua Juvenil.

 

frase…

“Queremos, más que nada, que sepan que la alegría no se queda sólo en el día de la Resurrección,  sino que tenemos la misión de seguir llevando esa alegría a los demás”.

Isabel