Claudia Iveth Robles

El padre Fernando Valle tomó posesión como párroco de Nuestra Señora del Pilar, en una misa celebrada el pasado lunes 18 de febrero, en la misa presidida por monseñor José René Blanco y concelebrada por sacerdotes del decanato.

“Quiero una sola cosa que hagamos todos juntos: que nos ayudemos unos a otros a ser santos”, dijo el padre Valle en sus primeras palabras como párroco de la comunidad.

Cuatro rasgos

En un primer momento de la misa, el padre Jorge González, secretario canciller de la diócesis leyó el decreto del nombramiento del padre Fernando Valle como párroco de Nuestra Señora del Pilar “con todos los derechos, facultades y obligaciones en virtud de este cargo en lo pastoral y administrativo”.

Luego del agradecimiento a Dios por parte de la Asamblea, el ahora párroco realizó su profesión de fe y juramento de fidelidad frente a monseñor José René Blanco, quien acudió representando al obispo don J. Guadalupe Torres.

En su homilía, monseñor Blanco dijo al padre Valle que es Cristo mismo quien le confía, a través del ministerio del obispo, pastorear y cuidar de la comunidad parroquial de Nuestra Señora del Pilar.

Lo invitó a tener en cuenta los cuatro rasgos que describe el libro de los Hechos de los Apóstoles sobre el cuidado de la comunidad.

“Los apóstoles perseveraban juntos, asiduamente, en la enseñanza, en la comunión del Espíritu Santo, en la fracción del pan (la Eucaristía) y en la oración, rasgos hermosos que como sacerdotes somos llamados a cultivar día tras día con la comunidad”, dijo. 

Juntos ser santos

Al finalizar la homilía, el padre Fernando Valle visitó los lugares santos acompañado de monseñor Blanco, del padre Roberto Luna, decano y del padre Leonardo García.

Primero visito la Pila bautismal, donde “nacen los hijos de Dios”, para luego ir al Confesionario, lugar donde se renueva la Alianza con Dios; enseguida se arrodilló frente al Sagrario, besó el altar y tomó posesión de la sede, que es signo de presidencia de la Asamblea. Al final de este momento, el padre recibió innumerables aplausos por parte de los fieles.

En su primer mensaje como párroco, el padre Valle recordó que ahora vuelve a esta comunidad como párroco, ya que hace 20 años sirvió como vicario parroquial de Nuestra Señora del Pilar.

Agradeció a Dios por su ministerio sacerdotal, a sus padres por el don de la vida y a la feligresía por acogerlo.

“Este cura quiere una sola cosa: que nos ayudemos unos a los otros a ser santos”, dijo ante los aplausos de la comunidad, que al final de la misa hizo fila para abrazar a su nuevo párroco.

Para saber…

El padre Fernando Valle llego a la comunidad de Nuestra Señora del Pilar en Semana Santa del 2018 (25 de marzo), después del fallecimiento del padre Martín Esqueda. (qepd) en febrero de ese año.

Compartir