Ana María Ibarra

Con una procesión y una misa, devotos del Divino Niño agradecieron a Dios niño por los favores recibidos. Esto el pasado sábado 11 de noviembre, cuando los fieles de distintas parroquias de la diócesis se hicieron  presentes llevando sus imágenes del Divino Niño, incluso se pudo ver a familiares de mujeres desaparecidas quienes se hicieron presentes para rogar al Niño por su necesidad y especialmente elevaron una oración por las familias.

El camino

Congregados en punto de las 8 de la mañana en la Avenida 16 de Septiembre, los devotos llegaron con sus autos decorados en azul y rosa, adornados con globos y flores mostrando el amor a su niño.

Con mantas e imágenes de todos tamaños, los fieles iniciaron el recorrido acompañados de tres grupos de danzantes, quienes ofrecieron su singular baile al Niño Jesús.

La gente se dirigió al templo del Divino Niño, perteneciente a la parroquia San Lucas; en caravana aquellos que trasportaron sus imágenes en automóvil, otros en una procesión a pie, llevando en sus brazos sus cuadros o imágenes de bulto de distintos tamaños.

En el trayecto, la gente pudo apreciar a niños, jóvenes y adultos revestidos con túnica rosa, semejante a la del Divino Niño, en algunos de los casos para agradecer algún favor recibido, en otros, solicitando su intercesión.

Sin importar el cansancio, las calles accidentadas o las pendientes que transitaron, los fieles caminaron por espacio de hora y media hasta llegar a su destino para la Eucaristía.

La misa

Los devotos del Divino Niño se congregaron en la entrada principal del templo con sus imágenes, donde el padre Hugo Muñoz los recibió con agua bendita. Las imágenes fueron colocadas a lo largo del presbiterio.

Algunos de los asistentes eran de parroquias de la diócesis como San José de Lomas, San Vicente de Paul, Santa Cecilia, Jesús El Salvador, Todos los Santos, entre otros. También se hicieron presentes fieles de parroquias de El Paso, Texas como Corpus Christi, San Marcos y el Sagrado Corazón.

Como ya es costumbre, durante la homilía, el padre Hugo invitó a los fieles a dar su testimonio.

Niños sanados de enfermedades de cáncer, mujeres bendecidas con la procreación un hijo, y muchos otros favores, fueron agradecidos por los asistentes delante de la comunidad, incluso el mismo sacerdote dio testimonio de los favores que el Divino Niño le ha concedido.

El padre Hugo, invitó a los devotos a difundir la devoción y presentó a tres invitados especiales.

“Nuestra tarea es extender la devoción al Divino Niño. Estamos en esta eucaristía que nos reúne para pedir por nuestras necesidades. Venimos peregrinando conscientes de que es Él el que sana”

“Han llegado a nuestra capilla tres invitados: el Niño Doctor, el Niño de las palomitas, y el niño de la suerte. No es para pedir que se saquen la lotería, más adelante iremos conociendo cada una de las devociones que vienen del sur del país. Es el mismo Jesús pero la devoción es diferente. Pidamos con fe por nuestras necesidades”.

Bendice a madres

Al concluir la celebración, el sacerdote hizo la bendición y la imposición de los escapularios. A él se acercaron algunas madres de jóvenes desaparecidas y en la sencillez, de manera íntima, recibieron una oración y la bendición de parte del sacerdote.

Por último, los asistentes fueron invitados a compartir y convivir en el atrio del templo, donde degustaron de algunos antojitos mexicanos mientras compartían entre ellos las maravillas de su devoción.