Cinco aspectos que se deben valorar del trabajo doméstico

  • Estar en casa para atender a los hijos y familia, es dejar una huella valiosa en este mundo…integrante del Movimiento Familiar Cristiano explica por qué…

 

 

Diana Laura Mtz. Adriano

 

Ser ama de casa es probablemente uno de los roles menos valorados en la sociedad. No tiene remuneración económica y se considera como algo “improductivo”.

Pero estar en casa para atender a los hijos y familia, es dejar una huella valiosa en este mundo, aseguró Francis Cabanillas, quien compartió su experiencia sobre el tema, desde las enseñanzas del Movimiento Familiar Cristiano.

La entrevistada explicó que el manual del MFC invita a contemplar el «ser» de la familia en la realidad que vivimos para corregir las posibles desviaciones respecto al modelo de familia cristiana que es la Sagrada Familia; y en este tema en particular se puede perseverar en las correcciones, ofreciendo todas las cualidades de la mujer al frente del hogar.

 

Aspectos a valorar

El tema “Luces de la familia en el mundo actual” del MFC indica algunos puntos que se tienen que valorar sobre el trabajo de ser ama de casa y la participación activa de la mujer dentro de la familia.

  1. En un primer término destaca la promoción de la dignidad de la mujer, como una búsqueda de que sea claramente reconocido el valor de su función materna y familiar.

“Una desventaja podría ser que somos discriminadas por la misma sociedad, al ver que nuestro trabajo no es muy importante o relevante, y esto a lo mejor podría afectar la autoestima, pero yo creo que, si haces las cosas con amor y pensando para quien son, para el beneficio de tu propia familia, son bendiciones”, explicó.

  1. Educación de los hijos. Este tema destaca el trabajo de las amas de casa como principales educadoras de los hijos.

“Pasar tiempo de calidad con tus hijos, estar en sus logros y también cuando necesitan ser consolados, es algo muy grande”, mencionó al destacar que esto es un gran aporte para la sociedad.

  1. Conocimiento de la misión eclesial propia en la familia. En este punto, se reconoce que la mujer da continuidad a las enseñanzas de la Iglesia en el hogar. Es el trabajo de la “Iglesia doméstica”.

“Yo me santifico haciendo el trabajo en casa con amor. Y santifico a mi familia compartiendo el testimonio de María con ellos”, dijo Francis al citar texto bíblico de Proverbios que afirma que las mujeres son más que la belleza exterior.

“Somos mujeres dignas, generosas, emprendedoras, honestas, honradas, íntegras, así que toda mujer, sea lo que desarrolle, es una mujer virtuosa de Dios”, agregó.

  1. Conocimiento de la responsabilidad de la familia en la construcción de una sociedad más justa. Este punto explica que la familia es la raíz y la solución de todos los problemas, porque es la primera escuela de la fe, donde nace la vida y se acoge generosa y responsablemente. Ahí germinan las semillas (valores: respeto, honradez y amor) que después darán los frutos del discipulado de Jesús (fruto que se recoge en la sociedad).
  2. Ayuda recíproca espiritual y material. Esto explica que en la familia se debe tomar conciencia de que siempre se realizan mejor las cosas cuando son cuatro manos y no sólo dos. O más manos, en el caso en que se suma el trabajo de los hijos.

“Se tiene que valorar el trabajo que realizan las amas de casa y ayudarlas a que sea menos pesado. Todos pueden realizar ciertas cosas para lograrlo y no hay mejor satisfacción que saber ayudar a alguien más ”, dijo Francis.

 

En conclusión, ser ama de casa es una labor muy valiosa, pues conlleva que la mujer desarrolle distintos roles como: contadora, administradora, psicóloga, chef, profesora, conductora, nutricionista, decoradora, entre otros.

“Somos capaces de hacer muchas cosas que ni nosotros nos damos cuenta, dentro de la casa desarrollamos distintas habilidades. Es por ello que se debe valorar la misión del ama de casa en la sociedad”, finalizó la entrevistada.

 


Acciones sugeridas del MFC

El manual del MFC sobre este tema resalta algunas actividades con las que la familia puede apoyar en el trabajo doméstico del ama de casa.

  1. En lo material

* Ayudar en los quehaceres de la casa.

* Limpiar el patio de la casa, semanalmente.

* Pintar la casa, anualmente.

* Sembrar un árbol. Arreglar el jardín.

* Bañar a las mascotas. Llevarlas al veterinario frecuentemente.

* Desinfectar la casa y el jardín.

* Tener de todo, pero sólo lo necesario, donar lo demás a los más necesitados.

* Lavar el auto. Hacerle los mantenimientos correspondientes.

* Pagar los servicios del hogar, en tiempo y forma. No ser morosos.

* Proveer a los hijos de los materiales necesarios para su correcto desarrollo en todos los aspectos.

* Pasear o jugar en familia, semanalmente. Ir al cine en familia.

* Acompañar al supermercado

  1. En lo personal

* Avisar dónde voy o estoy.

* Perdonar.

* Dialogar con la familia, diariamente.

* Enseñar al que no sabe. Aprender de los demás.

* Visitar a los abuelos en familia, semanalmente.

* Celebrar los cumpleaños de la familia. ¡Dar regalo!

* Saludar cuando llego y despedirme cuando me voy.

* Hacer de la vida una oración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: