El asesor regional de Voluntarias Vicentinas explica la historia de la agurpación que cumplirá 400 años de vida, así como la importancia de participar en los festejos…

 

Ana María Ibarra

El sacerdote vicentino Francisco Javier García, asesor regional de las Voluntarias Vicentinas invitó a la comunidad diocesana a participar con entusiasmo en las actividades que se preparan para celebrar el Jubileo por 400 años de fundación de las Voluntarias Vicentinas.

Durante su visita a Ciudad Juárez, pidió que este festejo vicentino sea para conocer más a San Vicente y a Santa Luisa, quienes se adelantaron a los tiempos con su organización de caridad.

En entrevista con Periódico Presencia, dijo que para servir a los más pobres, se debe estar abierto al mensaje del Papa Francisco, en quien ve reflejado el carisma de San Vicente de Paul.

“El Papa Francisco nos habla de ir a la periferia y fronteras no solo físicas, sino existenciales. De ir a las nuevas pobrezas, nuevas esclavitudes, especialmente existenciales, que tenemos en nuestras comunidades religiosas, en nuestra casa, desde nuestras instituciones… ahí están los primeros pobres que debemos atender”, puntualizó

 

Primera fundación Vicentina

Cabe mencionar que el primer grupo fundado con el carisma vicentino fue el de las Voluntarias Vicentinas, inicialmente con el nombre de Cofradía de la Caridad, que después fue nombrado Damas de la Caridad de San Vicente.

“San Vicente las fundó el 20 de agosto de 1617 en una comunidad donde había una extrema necesidad. Ante tal pobreza, San Vicente invitó ese domingo en la homilía, y la gente se desbordó en generosidad”, narró el sacerdote.

Agregó que San Vicente se dio cuenta que los pobres iban a tener comida si acaso tres días, por lo que el miércoles 23 de agosto, junto con las primeras mujeres laicas, San Vicente elaboró un primer documento que es la base del que ahora las Voluntarias Vicentinas utilizan en su organización.

Después del grupo de damas, San Vicente fundó a los Misioneros Vicentinos en 1625, y en 1633 a las Hijas de la Caridad.

“San Vicente y Santa Luisa de Marillac son los patrones de la caridad organizada o de las obras de caridad organizada. Es un orgullo para las Vicentinas cumplir 400 años con el carisma en general”, compartió.

El sacerdote explicó que aunque el nombre de la agrupación de voluntarias ha cambiado, siempre conservan el dinamismo de servicio a los pobres.

“En América Latina son Voluntarias Vicentinas y en todo el mundo son Asociación Internacional de Caridad, un organismo independiente de las Naciones Unidas”, explicó.