Los símbolos peregrinos llegaron a México para consolar y fortalecer a los jóvenes…fueron recibidos en la Basílica de Guadalupe y peregrinarán por las provincias eclesiásticas.

 

Este 23 de agosto se inició en México la peregrinación de los símbolos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) –la Cruz Peregrina y el Icono de María Salus Populi Romani– para dar consuelo y fortalecer a los jóvenes.

Según informó el sitio web de la JMJ, ambos símbolos partieron desde Panamá, donde se realizará este evento en enero de 2019, y se quedarán en México 43 días.

La peregrinación fue inaugurada con una Misa concelebrada en la Basílica de Guadalupe por el Arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa Mendieta; y el Obispo Auxiliar de Monterrey y responsable de la Dimensión Episcopal Mexicana de Pastoral de Adolescentes y Jóvenes (DEMPAJ), Mons. Juan Armando Pérez.

“En el camino hacia la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá 2019, hoy recibimos los signos en el corazón de la fe mexicana; recibimos con mucho fervor la Cruz de la Jornada Mundial y el ícono de Santa María, Protectora del Pueblo Romano, entregados a los jóvenes por San Juan Pablo II”, expresó Mons. Pérez en su homilía.

“Esta Cruz no recorrerá los caminos de México buscando solamente fans y likes, buscará corazones afligidos, buscará jóvenes pobres en el sufrimiento para consolarlos, para sanarlos, para fortalecerlos en medio de las luchas de la vida, y renovar su esperanza y fortalecer”, destacó.

Al final de la Eucaristía, el Arzobispo de Panamá dijo a los jóvenes mexicanos que “los protagonistas de la Jornada Mundial de la juventud son ustedes, y los protagonistas del cambio en la Iglesia y del cambio en esta sociedad viene de vuestras manos”.

También dijo que la Virgen de Guadalupe siempre los ha acompañado y que lo seguirá haciendo para que “asuman con valentía el protagonismo que les corresponde en esta hora de la historia, tal como hizo con su Hijo desde el pesebre hasta la Cruz y su Resurrección”.  Ambos símbolos han llegado al país en medio de “una situación de desastre” a causa de la violencia, según manifestó la Arquidiócesis de México a través del semanario Desde la Fe.

El Centro Católico Multimedial (CCM), difundió este mes de agosto un informe donde señala que México es el país más violento para los sacerdotes en América Latina.