El responsable es un extranjero…ya está detenido…Obispos se solidarizan con la comunidad de la Catedral de México

 

Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México

El P. José Miguel Machorro Alcalá, quien fue apuñalado en el Altar Mayor de la Catedral de México durante la última Misa del lunes 15 de mayo, se debatió entre la vida y la muerte después del atentado, no obstante, tuvo atención inmediata de primeros auxilios y un pronto traslado en helicóptero a un hospital privado.
Este martes, se informó que el sacerdote fue intervenido en el quirófano y se encuentra estable en cuidados intensivos. Según el reporte médico, “se encontró un desgarro en la yugular con una hemorragia importante. Se ha transfundido y se reparó la lesión vascular. También se encontró lesión pleural y en el ápice del pulmón derecho con hemo-neumotorax. También preocupa la posible lesión ortopédica de columna cervical que se estudiará cuando el paciente esté más estable”.

Responsable

Piden oraciones

En conferencia de prensa realizada el lunes por la noche en la Catedral de México, el P. Ricardo Valenzuela, Sacristán Mayor de la Catedral y responsable de la Liturgia en el templo, a nombre del Cabildo Metropolitano, externó su preocupación por la salud del sacerdote y pidió oraciones a los fieles. Explicó que el sacerdote, de 55 años de edad, era cercano a la Catedral de México y colaboraba en algunas ceremonias, pero no forma parte del Venerable Cabildo.
El P. Ricardo Valenzuela también informó que las misas continuarán en los horarios habituales y que el cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México, de momento se encuentra en Roma, aunque está enterado de todo lo acontecido, y pidió a los fieles elevar sus oraciones a la Virgen de Guadalupe; él decidirá si se debe realizar alguna Misa especial de desagravio por este sacrílego atentado. “El Sr. Cardenal estará de regreso a México para la Misa dominical”, informó.

Muchas incursiones violentas

Por su parte, el Dr. Armando Martínez, Presidente del Colegio de Abogados Católicos, condenó enérgicamente el atentado y pidió que se esclarezca y se aplique con rigor la ley. Confirmó que el atacante fue detenido por la Policía Federal y consignado al Ministerio Público, y también agradeció a las autoridades de la Ciudad de México que se haya trasladado al sacerdote herido tanto en ambulancia como en un helicóptero, hasta un hospital privado, donde actualmente se encuentra.
El Dr. Martínez explicó que en años anteriores hubo casi 30 incursiones violentas durante los actos religiosos en la Catedral, principalmente promovidos por integrantes de grupos partidistas, razón por la cual se implementaron mayores programas de seguridad. Sin embargo, los grupos policiales asignados a la Catedral están enfocados a la seguridad de los propios fieles y del inmueble. “Nunca se había presentado un ataque directo contra ningún sacerdote de la Catedral, no así, en contra del cardenal Norberto Rivera Carrera. Este atentado tomo por sorpresa a todos”, dijo el abogado.

Responsable detenido

De acuerdo con el reporte, policías de la SSP-CDMX atendieron la emergencia, luego de que se monitoreara que un hombre había subido al altar para agredir con un arma blanca al sacerdote. Los policías detuvieron al implicado, quien ya había lesionado al presbítero.
La Comisión Nacional de Seguridad informó que se trata de “un ciudadano francés, John N.”, pero la Procuraduría General de Justicia local aseguró que el imputado dijo llamarse John Rock Schild y ser “artista norteamericano”.
Las autoridades continúan investigando los hechos.

 

Solidaridad de obispos

La Conferencia del Episcopado Mexicano se solidariza con el Señor Cardenal Norberto Rivera Carrera, Obispos Auxiliares, así como con su presbiterio, religiosos y laicos de la Arquidiócesis de México, por el muy lamentable atentado contra la vida del Pbro. José Miguel Machorro Alcalá, sacerdote diocesano, en servicio pastoral en la Catedral Metropolitana, ocurrido el día de ayer por la tarde, al terminar de celebrar la Sagrada Eucaristía.
En un comunicado, la CEM afirma:

“Ante tanta confusión y equívocos sobre valores esenciales, como el respeto, el cuidado y la promoción de la vida humana, con todas sus preciosas implicaciones, no podemos más que comprometernos a trabajar todo tipo de proyectos formativos, educativos y culturales, para ofrecer a todo ser humano, una visión de la existencia integral, trascendente, humana y solidaria. Ningún proyecto religioso, puede ir en contra de la vida humana, del respeto a toda persona, y por supuesto de la paz”.