Claudia Iveth Robles

Con el objetivo de beneficiar a adultos mayores en situación vulnerable y de abandono, la Secretaría de Desarrollo Social del Estado de Chihuahua estableció un convenio con el Asilo de Ancianos Santa María, que dirige el padre Aristeo Baca, en donde recibirán a 60 adultos mayores canalizados por el gobierno estatal.

A través de este convenio, firmado el pasado miércoles 6 de diciembre con la Asociación Civil Desarrollo Comunitario Santa María, se beneficiará a 60 adultos mayores provenientes de las colonias Puerto Anapra, Felipe Ángeles, Galeana, zona centro, Puerto la Paz, y el área de los kilómetros al surponiente de la ciudad, donde existe mayor población de ancianos abandonados.

Donativo en transparencia

En el evento, Víctor Quintana Silveyra, secretario de Desarrollo Social, la sub secretaria Alba Cardona Trevizo y el padre Aristeo Baca firmaron el convenio por la cantidad de tres millones de pesos, de los cuales, explicó el el sacerdote, se va a deducir la cantidad que se paga por la atención a cada anciano, correspondiente a 4 mil pesos por mes.

Dijo que el Asilo Santa María es una institución donataria transparente, por lo que el dinero del gobierno se va utilizar  exclusivamente para el bienestar de los ancianos, a quienes se proporciona techo y alimento.

Otros gastos correspondientes a la atención a los ancianos se destinan a nómina, pago de servicios y otros gastos fijos que deben ser cubiertos para un cuidado digno a estas personas desamparadas.

El Asilo Santa María sirve en Ciudad Juárez desde el año 2006, inicialmente en el Complejo Santa María, ubicado en la Colonia Santa María, pero desde noviembre del 2016, el asilo se mudó a las nuevas instalaciones ubicadas atrás de la Cementera.

Actualmente ahí se atiende a 81 adultos mayores y el pasado 11 de diciembre llegaron parte de los 60 adultos mayores, quienes son atendidos por las religiosas Hijas Mínimas de María Inmaculada, así como 44 trabajadoras.

“Estoy muy agradecido con mi padre Dios, que es quien hace posible que las cosas vayan consolidándose, y es evidente el protagonismo de Dios”, dijo el padre Aristeo Baca.

Compartir