Bajo el título “Y la tierra recibió la sangre del hermano”, el libro presenta historias sobre la época de violencia en esta ciudad…

Ana María Ibarra

Ante un auditorio lleno y con la presencia de reconocidos escritores locales, el padre Francisco García presentó su libro titulado “Y la tierra recibió la sangre del hermano”, el cual incluye trece cuentos que narran la tragedia que vivieron Ciudad Juárez y el Valle de Juárez a causa de la ola de violencia desatada años anteriores.

El evento se realizó el pasado jueves 30 de noviembre en el auditorio Manuel Talamás del Seminario Conciliar, y contó con la presencia de los escritores Miguel Ángel Chávez Díaz de León y Ricardo Vigueras, así como el sacerdote Benjamín Gaytán, quienes hicieron una presentación del libro.

 

Sensibilidad plasmada

En su participación, el padre Benjamín Gaytán reconoció haber leído el libro cuatro veces y compartió que en cada ocasión la lectura le hizo experimentar un “sabor” diferente.

“Es un libro que desde sus primeras páginas atrapa la atención del lector. Es un libro de reflexión y análisis. Cuenta con tres narraciones que provocan empatía con sus personajes. Va más allá de una simple mirada psicológica a la realidad, más allá de las etiquetas “víctima y victimario”, compartió el sacerdote.

Las narraciones, dijo el padre Gaytán, muestran lo absurdo de acontecimientos como el secuestro, y el proceso de cambio en la vida de las familias en el Valle de Juárez.

En algunas narraciones, dijo el padre Benjamín, aparece la figura del sacerdote.

“Estas narraciones son una ventana abierta para mirar la vida anónima de los sacerdotes. Este libro es un reconocimiento al trabajo cercano de los sacerdotes, verdaderos capellanes de guerra. Su obra es fruto maduro de su caminar filosófico, de su experiencia personal. Hay una profunda sensibilidad manifestada”, finalizó.

Iglesia en la literatura

El escritor español, juarense por adopción, Ricardo Vigueras, hizo un recuento de la poca participación que tiene la Iglesia en la literatura.

Referente al libro del padre Francisco, Ricardo resaltó las connotaciones bíblicas que contiene, desde su título, aunque sin ofrecer consuelo, pues aseguró la restauración de una ciudad herida vendrá de la memoria, no del olvido.

“Este libro nos habla de nuestros hermanos y de nosotros mismos. Hay una necesidad de escribir nuestra historia. Escribiendo y leyendo al otro nos trae un efecto terapéutico”, compartió.

El escritor resaltó que la obra habla de los sacerdotes en un contexto de violencia.

“Descubrimos que la Palabra de Dios es capaz de llegar a donde no llegan los gobiernos. Este es un libro que hay que leer. Muchos se encontraran a sí mismos. Esta es la obra de un hombre comprometido con su ciudad”, puntualizó.

 

Audiencia agradece

Después de las palabras de los presentadores, el padre Francisco García leyó el primer cuento del libro titulado “Despedida I”.

Enseguida, cedió la palabra a la audiencia, entre la que se encontraban madres de jóvenes desaparecidas, quienes agradecieron al sacerdote no sólo haberles dedicado el libro, sino también su cercanía.

“Sin buscarlo, lo encontramos. Con sus palabras y su fe nos da fe, fuerza y esperanza. Con su cercanía y acompañamiento nos sentimos no solas”, dijo una de ellas.

“Este libro está dedicado especialmente a ustedes, madres de fe, que sufren por una hija desaparecida. El más enriquecido en esta relación soy yo. Muchas gracias”, dijo el padre García Salinas.

Otra voz que se escuchó en el auditorio fue la del padre Martín Magallanes, párroco de la comunidad de San Ignacio en el Valle de Juárez.

“Quiero ofrecer mi agradecimiento al padre Francisco por escribir y expresar el entorno que nos mueve. Gracias por ese valor ante las cosas que suceden. Gracias por escribir, por ser ese sacerdote que muchos no nos atrevemos a ser”, agradeció el padre Martín al autor, quien incluyó en su texto el cuento Valle en llamas, dedicado a los poblados de San Ignacio y Guadalupe.

Al finalizar la presentación se ofreció un ambigú a los asistentes, mientras que el padre Francisco firmó libros a quienes se lo solicitaron.

 

Frase…

“Quiero agradecer al Seminario, al Colectivo Zurdo Mendieta, a las madres de fe, a mi familia, a mi papá que está retratado en todos mis cuentos. Gracias a Miguel Ángel y a Ricardo porque han sido muy pacientes consejeros en este trabajo. Gracias a todo ustedes”.
P. Francisco García