Agentes de la Dimensión Cáritas de la Pastoral Social crearon una nueva estructura para trabajo, capacitación y formación a nivel parroquial, decanal y diocesano…fueron convocados a impulsar la Jornada Mundial de los Pobres.

Ana María Ibarra

Con un doble objetivo, el pasado 28 de octubre se llevó a cabo la reunión de Pastoral Social, Cáritas, donde, a través de uno o dos agentes, se hicieron presentes más de la mitad de las parroquias de la diócesis.

Las reflexiones del encuentro fueron realizadas por el padre Luis Escudero Gallo, coordinador de la Dimensión Cáritas, de la Comisión para la Pastoral Social.

 

Vivir la jornada

En un primer momento, el padre Luis Escudero dio a conocer a los agentes el mensaje del Santo Padre Francisco con motivo de la Primera Jornada Mundial de los Pobres a celebrarse el próximo 19 de noviembre.

“El objetivo de esta jornada es estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro”, dijo el padre Escudero.

Añadió que los agentes la pastoral social deben sentirse impulsados y a su vez impulsar a sus comunidades proponiendo actividades y compromisos de servicio, no solo para esta jornada, sino de manera permanente.

 

Conformar una estructura

En un segundo momento se pidió a los asistentes nombrar un representante del decanato que forme parte del equipo base de la Dimensión Cáritas de la Pastoral Social.

“Estamos pidiendo una representatividad de cada decanato para estar más organizados en la ayuda que necesitemos de otras parroquias o de otros decanatos. Queremos también presentarles una propuesta de un camino de formación que tiene dos vertientes, una de tipo doctrinal y otra de tipo práctica”,  dijo el sacerdote.

El sacerdote explicó que la parte doctrinal ofrecerá una formación permanente que enriquezca la calidad de los agente de pastoral caritativa.

“La otra formación tiene que ver con la dimensión práctica de nuestra acción social, siempre con un enfoque de transformación”.

 

Compromiso

Los agentes de esta dimensión se comprometieron a asistir a un taller que ofrecerá en el mes de diciembre el IMDOSOC (Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana).

“Vendrán a darnos herramientas, tanto en el diagnóstico de la realidad, como en la planeación de una acción social”, explicó el padre, tras aclarar que se pretende hacer un análisis a nivel parroquia, luego decanato y a su vez, diocesano.

“Es para hacer un trabajo más organizado, más planeado, para enfocarnos a cierta problemática y que nos ayude a superar ese activismo que a veces nos absorbe todo que es la asistencia social”.

El sacerdote agradeció a los presentes por su asistencia y exhortó a quienes no asistieron a que se acerquen y se vinculen, con el fin de que todas las parroquias y decanatos se conozcan y puedan apoyarse entre sí.