Claudia Iveth Robles

Acompañado de sacerdotes, familiares y amigos, el padre Eduardo Mendoza tomó posesión de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe en el poblado de Guadalupe, Distrito Bravos, donde fue recibido con mucha alegría por parte de fieles del Valle de Juárez.

Tras la lectura del decreto de nombramiento y la acción de gracias el padre Eduardo hizo su profesión de fe y juramento de fidelidad y colocó su mano derecha sobre el Evangeliario, para pedir el auxilio de Dios en su tarea de proclamar la Buena Nueva.

En la homilía, el obispo don José Guadalupe Torres Campos, saludó al nuevo párroco y agrdeció al padre Eliseo por los 12 que sirvió a esa comunidad.

“Es la fuerza del Espíritu Santo que actúa en la Iglesia y en los bautizados y hoy se derrama en Lalo, quien asume su misión de párroco, y en cada uno de ustedes, fieles de Guadalupe”, dijo.

Recordó que el párroco es el primer evangelizador en la comunidad parroquial y bautizando, ungiendo a los enfermos, administrando el perdón de Dios, el Espíritu de Dios se derrama en la Iglesia, en todos.

Pidió al párroco y a la comunidad salir en actitud misionera para llevar la paz a la comunidad y a la familia.

Acompañado

Tras la homilía, el padre Eduardo visitó los lugares sagrados, Pila bautismal, Confesionario y Sagrario, y luego besó el Altar como signo de veneración a Cristo, para luego tomar posesión de la sede, entre los aplausos de la comunidad.

En su primer mensaje como párroco, el padre Eduardo Mendoza agradeció a Dios la confianza que depositó en él el obispo y por su ministerio, que, dijo, es para el pueblo de Dios.

“Cuando el obispo me dijo que venía a Nuestra Señora de Guadalupe recordé las palabras de María a San Juan Diego, ¿No Estoy Aquí que soy tu madre?  Era una pregunta retórica de la Virgen a san Juan Diego, para que él tuviera la confianza que no está solo, sino que siempre lo está acompañando. Así me sentí yo”, dijo sonriente e invitó a todos a recordar esas palabras de la Madre de Dios, en la advocación de Guadalupe.

Al final de la Eucaristía todos disfrutaron un ameno convivio de bienvenida para el padre Eduardo.

 

Todo su apoyo

“Le doy gracias a Dios por el padre Eliseo, y por el nuevo párroco, para mí es un jovencito, pero ya está maduro, que cuente con nuestra oración”

Hna. Irene Muñoz/ Misionera de María Dolorosa

 

 

“Al padre Eliseo le deseo que le vaya muy bien, es un padre muy carismático… y al padre Lalo, el nuevo párroco, queremos que se sienta como en su casa y que María lo ilumine siempre”

Lucía Sigala/ Confirmaciones

 

“Que la vaya muy bien al padre Eliseo en su nueva etapa y al padre Lalo que nos sepa guiar y que aquí vamos a estar para apoyarlo en todo lo que podamos”

María Calderón ( En la foto con Norma Sánchez, ambas feligresas de Nuestra Señora de Guadalupe)