Ana María Ibarra

Será el próximo mes de febrero cuando se presente el proyecto integral de restauración del templo de Nuestra Señora de Guadalupe, en Guadalupe Distrito Bravos, que sufrió un derrumbe el pasado mes de diciembre.

Así lo informó el padre Eduardo Mendóza, párroco de Guadalupe, quien aseguró que el lamentable suceso ha traído a la comunidad más unión y dinamismo, ya que se han iniciado actividades y ventas para recaudar fondos destinados a la reconstrucción del templo.

Como se recordará, luego del derrumbe del templo histórico, un arquitecto de la Arquidiócesis de Veracruz, experto en restauración, inspeccionó los daños causados en la iglesia.

 

Segunda visita

En una segunda visita, en la que vino acompañado de otra arquitecta, los profesionistas informaron que el mes de febrero presentarán el proyecto integral de restauración.

“Vinieron los arquitectos Oscar y Martha a realizar el peritaje, la información, la medición de los daños. Revisaron los muros del templo, hicieron excavaciones para revisar la cimentación y dar un diagnóstico”, recordó el padre Eduardo.

Agregó que con base en esa información, se espera para la primera semana de febrero tener el proyecto de restauración del muro y aseguramiento del edificio.

 

Trabajo de la comunidad

El sacerdote dijo que la comunidad añora tener su templo de nuevo y esto la motiva a trabajar arduamente.

“Hay gente que ha dado donativos, personas que trabajan en la venta de gorditas, enchiladas, hubo una actividad de arrancones. Se ha juntado un pequeño fondo y la gente ya quiere ver resultados, pero esto lleva tiempo. Les he explicado que estamos en la etapa de planeación, lo comprenden y siguen entusiasmados por trabajar en lo que venga”, expuso.

Así, la comunidad ha tomado conciencia que es parte esencial en este proyecto y se han dado cuenta que hacía mucho no se veían ventas grandes, debido que terminaban actividades temprano, por miedo. Pero ahora han concluído eventos más tarde y con mucho entusiasmo.

“Esto lo atribuyo a que la gente tiene amor al templo, tiene amor a Dios y básicamente los motiva a seguir como comunidad”, dijo el sacerdote contento.

 

Reconstrucción de la comunidad

El padre Eduardo compartió que el padre Francisco García, asesor de la Dimensión de  Bienes culturales y Arte sacro en la diócesis, le hizo reflexionar sobre el hecho de que parte de la restauración del templo incluye también la restauración de la comunidad.

“Este tiempo también es para que la comunidad se consolide, se conozca el sentido que se le debe dar al templo como un lugar santo, pero también de encuentro con el hermano”, añadió.

Compartió que a su llegada a Guadalupe encontró un templo muy bonito, que no necesitaba arreglos, recién remodelado.

“La primera cuestión era cómo trabajar con la gente, pero ni tiempo tuve de pensar. Por algo se cae el templo y es oportunidad de trabajar y fomentar la evangelización en la comunidad”, afirmó tras asegurar que en su parroquia hay fieles de años y no hay un flujo de personas.

“Hay esperanza de que las personas que se han retirado se acerquen y los que han llegado se integren”, concluyó.

 

Frase…

“Quiero agradecer a todas las personas que nos apoyado con la oración, a todos aquellos que se han acercado a ofrecer algún donativo, trabajo, dinero e inclusive material. También a los hermanos sacerdotes que se han mostrado solidarios con la comunidad”.

Pbro. Eduardo Mendoza, párroco de Nuestra Señora de Guadalupe en El Valle