Claudia Iveth Robles

El domingo 07 de mayo, los presidentes nacionales del MFC y el padre Carlos Lomelín, desayunaron con un grupo de integrantes del programa “Madres Responsables” del MFC. Ahí, María Luisa Armendáriz, coordinadora del grupo, presentó a las integrantes y cada una de los sectores que conforman.

“Ustedes nos animan y nos dan el gran testimonio de comunión con Jesús, de que Jesús está a su lado”, dijeron los presidentes a las mujeres, a quienes recordaron su valor como hijas de Dios.

“Hagan uso de todos los recursos y la fortaleza que puedan tener en la diócesis… cuenten con ese respaldo de su diócesis y del Movimiento”, agregaron Jesús y Blanca Ramos.

 

 

Les habla asesor

Por su parte el padre Oscar Lomelín, secretario ejecutivo de la Dimensión de la Pastoral Familiar a nivel nacional, propuso a las madres tres aspectos para seguir reforzando su servicio como mamás que se hacen cargo solas de su casa e hijos.

Un primer aspecto que recordó el sacerdote a las mujeres, es que el Señor las creó a su imagen y semejanza, con una gran capacidad para amar y ser amadas, lo que se refleja en la vida afectiva.

“A veces en nuestras relaciones familiares, interpersonales, al convivir nos sentimos ‘raspados’, ‘porque nos vieron feo’… y de repente tenemos varios raspones.

Como segundo aspecto, al hacer una analogía de la vida con un dolor de muela, dijo que  alguien a quien le duele una muela y está encerrado en su dolor, no resuelve nada. Y entonces invitó a las madres a abrirse al amor de Dios y a ser saciadas por el Señor.

En tercer término, el padre pidió a las mujeres del MFC permanecer siempre en el estudio de la Palabra de Dios, que es fuente de amor, fortaleza y sanación.