Un recorrido turístico-histórico para estas vacaciones

Historia

Ante las necesidades de evangelización y gracias a la iniciativa del sacerdote jesuita Carlos M. Pinto, entonces pastor de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, hoy Catedral, en agosto de 1908 se inició la construcción de una capilla que viniera en auxilio del templo ya existente.

En aquel entonces, la población de la antigua Paso del Norte era de 10 mil habitantes.

El primer templo del Sagrado Corazón fue construido en un terreno donado por la Familia Samaniego Siqueiros y sólo unas cuantas casas lo rodeaban.

Tenía un portal de madera sostenido por cuatro columnas del mismo material, en el frente tenía tres puertas, una central de dos hojas y dos laterales con una sola hoja cada una.

En el frente se apreciaba un arco con una cruz.

El altar era de madera con tres repisas para floreros, candelabros e imágenes.

El piso y el techo también eran de madera, la longitud de la capilla en aquel entonces era de aproximadamente 6 metros y 5 metros de ancho.

La construcción de esta capilla se concluyó el 7 de junio de 1910, y fue consagrada al Sagrado Corazón de Jesús mediante la bendición impartida por monseñor Nicolás Pérez Gavilán, obispo de Chihuahua.

El padre Modesto Izaguirre ocupó la cátedra sagrada y el nuevo templo dependió de la parroquia de Guadalupe, a cargo de los sacerdotes jesuitas.

Nueva parroquia

El 1 de febrero de 1937, por disposición de monseñor Antonio Guízar y Valencia, la capilla del Sagrado Corazón de Jesús fue erigida parroquia y fue nombrado primer párroco el padre José S. Ramos, quien estuvo al frente únicamente un mes.

Para ese entonces la ciudad había crecido, más familias se habían establecido y la población era de aproximadamente 50 mil habitantes, por lo que con la erección de la nueva parroquia, la feligresía se dividió en dos sectores.

Después de la partida del primer párroco, de forma itinerante estuvo al frente el padre José de Jesús Lobato hasta el 4 de junio de 1937. El segundo párroco titular fue el padre Alberto Durán de 1937 a 1939.

 

Un altar especial

En 1951, siendo párroco del Sagrado Corazón de Jesús el padre Guillermo Aranda, decidió cubrir con hoja de oro de 24 quilates el altar.

Para ello contrató a un escultor, pintor y decorador llamado don Enrique, proveniente de México D.F., quien enseñó la técnica al joven José Guadalupe Muñoz Esquivel, ebanista que trabajaba desde 1949 en la iglesia con trabajos de carpintería.

Aprobadas sus habilidades, el joven ebanista se quedó haciendo el trabajo contando con un ayudante que limpiaba el tallado de la madera, para luego aplicar la hoja de oro.

Este trabajo se terminó en Julio de 1955 y se mantiene hasta la fecha, dando a la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, un altar único en la ciudad.

Archivo valioso

Los archivos parroquiales que llevan a detalle los registros de cada sacramento recibido por los feligreses, datan desde 1937, año en que El Sagrado Corazón fue erigida parroquia.

En dichos libros se encuentran registrados nombres de personas ilustres de la comunidad, así como personajes del medio artístico nacional.

Desde la construcción del templo como capilla se administraron los sacramentos ininterrumpidamente, aún en los años de persecución religiosa, cuando con zozobra e inquietud, pero con mucha fe, se llevaba a cabo la administración de los sacramentos de manera discreta.

A los 100 años de vida del templo, expistían 32 libros de bautismo, 3 de confirmaciones y 15 de matrimonio.

 

Por qué visitarlo

El templo del Sagrado Corazón de Jesús es la segunda parroquia construida en Ciudad Juárez. Su diseño arquitectónico fue tomado del modelo de la Catedral Sagrado Corazón de Jesús” de Ciudad Victoria, Tamaulipas. Esta parroquia funcionó como capilla de la Misión de Guadalupe hasta 1937 cuando Monseñor Guizar y Valencia la consagró al Sagrado Corazón de Jesús.

Fue construida con el antiguo estilo de las iglesias, en forma de cruz y con techos entrecruzados. Años después de su construcción se cambió el techo, se le quitó el comulgatorio, se modificó el área del coro y se le quitó la forma de cruz del templo. En recientes remodelaciones de nuevo cambió su piso a cerámica.